Condena la OEA asesinato del reportero Valentín Valdés

lunes, 11 de enero de 2010

WASHINGTON, 11 de enero (apro).- La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, de la Organización de Estados Americanos (OEA), condenó el asesinato de Valentín Valdés Espinosa, reportero del diario Zócalo de Saltillo, de Coahuila, ocurrido el pasado jueves 7, y exigió al gobierno de Felipe Calderón el esclarecimiento del crimen, así como garantías y protección para los trabajadores de la prensa mexicana.
En un comunicado, la Relatoría Especial, también dependiente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), reitera “en forma enérgica” su llamado al gobierno de México para que impulse de manera decidida las investigaciones existentes sobre crímenes contra los reporteros y comunicadores en todo el país, y establece la necesidad de que el Estado mexicano “adopte lo antes posible medidas indispensables para proteger a la prensa”.
En México, añade, se debe fortalecer a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra Periodistas, así como la federalización de los delitos cometidos en contra de periodistas y la instrumentación de medios permanentes de protección especializados para garantizar la vida y la integridad de los comunicadores en riesgo.
“La Relatoría Especial exhorta a las autoridades mexicanas a fortalecer en forma urgente los cuerpos de investigación abocados al esclarecimiento de esta clase de crímenes (como el de Valdés Espinosa), e insta al Estado mexicano a crear mecanismos especiales de protección que respondan de forma adecuada y efectiva a la grave situación de riesgo que sufren los periodistas en ese país, particularmente en la zona de la frontera norte”, se lee en el comunicado de prensa.
Valdés Espinosa fue secuestrado, junto con uno de sus compañeros, la noche del jueves 7, cuando salía de la redacción de Zocalo Saltillo. Los secuestradores que interceptaron el auto en el que viajaban los dos reporteros, sobre el Boulevard Venustiano Carranza, golpearon y dejaron en libertad al compañero de Valdez Espinosa, pero éste no tuvo la misma suerte. Su cuerpo fue localizado la madrugada del viernes 8 frente al Hotel Marbella.
De acuerdo con informes de autoridades locales, Valdés Espinosa fue torturado y recibió cinco disparos con arma de fuego.
“Durante el año 2009, al menos diez periodistas fueron asesinados en México por motivos relacionados con el ejercicio de su profesión. La Relatoría Especial hace un llamado urgente a las autoridades mexicanas para que investiguen el crimen de Valdés Espinosa y capturen y sancionen adecuadamente a los responsables”, dice el documento.

Comentarios