Televisa y su nuevo canal de noticias

lunes, 11 de enero de 2010

MEXICO, D.F., 11 de enero (Proceso).- Según una filtración aparecida en Twitter y recogida por la revista estadunidense especializada en noticias de medios Variety, Televisa pretende sacar al aire un nuevo canal de cable dedicado a difundir noticias y opiniones durante las 24 horas.

Una experiencia anterior llamada ECO fracasó en 2001 por falta de ingresos, en medio de una crisis de financiamiento de las varias que ha sufrido el consorcio. El intento se inició en 1988, antes incluso de la aparición de CNN y del canal de noticias en español de la NBC. En sus buenos tiempos ECO tenía corresponsales fijos en Europa, Estados Unidos y casi todos los países de América Latina. Cuando un acontecimiento muy especial lo ameritaba, hasta allá desplazaban a un enviado especial. El trabajo enriquecía también a los noticiarios estelares del Canal 2 abierto. Sin embargo, poco a poco fueron recortando personal, hasta que la emisora dejó de tener interés, anunciantes y, por tanto, cerró.

El nuevo intento basa su prospectiva de éxito, primero en que cuenta con un público de alrededor de 1.8 millones de suscriptores en los sistemas cerrados que posee: Cablevisión del DF y de Monterrey, Cablemás y el satelital Sky. Si logra comprar a otros sistemas de paga del país, de acuerdo con lo propuesto hace un par de años, los clientes cautivos para el canal crecerán. Y cuenta también con ofrecerlo a países de habla hispana, en los que tiene socios e intereses.

De confirmarse la noticia, será evidente que Televisa sigue creciendo pese a la crisis económica. Su relación con el poder político del país continúa contribuyendo al enriquecimiento de la empresa, a su expansión internacional y hoy mismo a diversificarse a través de la entrada en el negocio de las telecomunicaciones. Hasta ahora esa área le había sido vedada.

La entrada de la española Telefónica al país por medio del lobby realizado por Gil Díaz, exsecretario de Hacienda, quien está al frente de MoviStar (la compañía celular de Telefónica), junto con las presiones sobre las comisiones federales de telecomunicaciones (Cofetel) y de competencia (CFC) llevadas a cabo por Televisa, hacen prever la posibilidad de que pronto las dos empresas entren a las licitaciones para frecuencias de telefonía móvil. Todo ello con el apoyo del gobierno federal que, entre otros proyectos, tiene el de licitar la fibra óptica de lo que fue la Comisión de Luz y Fuerza del Centro, compañía a la que liquidó, cerrando así la fuente de empleo de 44 mil trabajadores.

El 7 de enero inicia el periodo para obtener las bases de la licitación, a un costo de 20 mil pesos. La Cofetel ofrece nuevas frecuencias en la banda 1.9 a 1.7 gigahercios. El beneficio irá directamente a quienes no poseen esas concesiones y será negativo para Telmex, pues se ha puesto el límite de 80 megahercios de espectro en manos de un concesionario, cifra restrictiva para el grupo Carso.

Es muy posible que Televisa se alíe a Telefónica para ingresar a la telefonía celular. De manera indirecta ya tienen relación de negocios, puesto que el consorcio mexicano le vendió a Prisa 50% de sus activos en radiodifusión. A su vez Prisa, que tiene una deuda de 4 mil millones de euros, le había vendido a Telefónica 20% de su canal Digital Plus. Las dificultades económicas de Prisa la acaban de llevar a unirse con Telecinco, de la empresa Mediaset que controla el primer ministro italiano Silvio Berlusconi. Telecinco habría adquirido 22% del sistema satelital Digital Plus y el Canal 4 abierto, también de Prisa.

Mientras las vacaciones distraen al ciudadano de sus penurias, los consorcios se alían para cerrar la pinza alrededor del cuello de sus clientes. Suben impuestos, precios, y se reducen las opciones. Un sistema de oligopolios dentro del cual todo consumidor con un mínimo poder de compra queda atrapado. La posibilidad de elegir se achica, se ofrece lo mismo, a idéntico precio y calidad similar. Y en política es igual, y si un desigual persiste hay que acabar con él.

Comentarios