Ejecutan a ocho personas en cuatro estados

martes, 12 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 12 de diciembre (apro).- Al menos ocho personas fueron ejecutadas en las últimas 24 horas en los estados de Michoacán, Guanajuato, Sinaloa y Baja California.
En Michoacán dos presuntos delincuentes murieron hoy en la comunidad de Agustitán, municipio de Ciudad de Hidalgo, luego de un enfrentamiento con Policías Federales.
    De acuerdo con las autoridades los policías federales llegaron a esa comunidad en la zona serrana y se toparon con una unidad  de donde dispararon a los federales. Al responder  la agresión se inició el enfrentamiento y para “distraer a los policías”, los agresores incendiaron dos vehículos en distintos puntos.
 Luego de  darse la voz de alerta, se trasladaron contingentes de la Policía Federal desde Zitácuaro y Morelia para apoyar a sus compañeros.
Durante la balacera, según se informó, dos de los presuntos sicarios resultaron muertos, dos de sus cómplices fueron detenidos, y un policía federal resultó herido. Fue trasladado en un helicóptero a la ciudad de Morelia para que recibiera atención médica.
    Mientras tanto, en Guanajuato, dos hombres fueron asesinados por integrantes del cártel de La Familia Michoacana en Celaya y San Miguel de Allende. A uno de ellos le cortaron la cabeza, la cual fue abandonada en una hielera sobre una banca de la plaza principal, casi frente a la Presidencia Municipal de Celaya, cerca de la medianoche del lunes. Al otro lo habrían “castigado” por vender drogas “no permitidas” por ese grupo.
    El cuerpo fue localizado después en la salida a Apaseo el Grande, sobre la carretera a Querétaro, envuelto en una lona, con el mismo mensaje que había en la hielera donde se encontró su cabeza: “Esto les va a pasar a todos los que ayudan a los Zetas”.
    La víctima fue identificada como Víctor Manuel Medina Hernández, de 35 años de edad, quien vivía en la colonia Ejidal de Celaya. Extraoficialmente se conoció que había sido levantado el domingo 10 por un grupo de hombres armados que lo obligó a bajar de la camioneta en la que viajaba con su esposa.
    Elementos de la Guardia Municipal recibieron primero el reporte del hallazgo de la cabeza a las 23:20 del lunes. Unos minutos después, la misma corporación fue avisada de que a un costadote la carretera Celaya-Apaseo el Grande, a la altura del kilómetro 36, estaba tirado el cuerpo.
    La Procuraduría de Justicia del estado investiga las actividades a que se dedicaba Medina Hernández y su posible relación con grupos del narcotráfico rivales de La Familia Michoacana en el territorio guanajuatense.
    Mientras que el segundo cuerpo fue encontrado en la colonia El Obraje, en San Miguel de Allende.
    Por la tarde del lunes, policías preventivos habían recibido un reporte de vecinos de la colonia que habían escuchado disparos, pero no encontraron nada. Sin embargo, horas más tarde, ante nuevas llamadas, los policías acudieron y varios vecinos les refirieron que un hombre que conducía una motocicleta verde era perseguido por varios hombres que tripulaban una camioneta, todos con pasamontañas y vestidos de negro.
    El hombre fue alcanzado y al correr recibió algunos disparos de sus perseguidores, quienes lo subieron al vehículo en que viajaban y posteriormente tiraron su cuerpo en la carretera San Miguel-Los Rodríguez, detrás de la comunidad La Cantera.
    De acuerdo con los primeros datos de la Procuraduría de Justicia, el hombre fue asfixiado. También tenía un letrero en el que La Familia Michoacana se atribuye su muerte, presumiblemente como castigo por haber traicionado a dicha organización delictiva.
    En Sinaloa, un comandante de la Policía Municipal de Culiacán que fue “levantado” el sábado por la tarde fue encontrado ejecutado sobre un camino de terracería en las inmediaciones de la sindicatura Villa Juárez, perteneciente al Municipio de Navolato.
La víctima fue identificada como Francisco Javier Trujillo Millán, comandante de la corporación de la capital sinaloense que se encontraba asignado a la base de la sindicatura de El Salado.
El hallazgo ocurrió aproximadamente a las 10:40 horas de este martes sobre el camino que conduce a Villa Juárez, donde estaba el cadáver envuelto en plástico negro y lonas.
Elementos periciales señalaron que el comandante presentaba huellas de tortura, así como heridas por disparos de arma de fuego en la colonia Nueva Tijuana, al oriente de la ciudad.
La balacera se registró unas horas después de que fuera detenido el capo Teodoro Garcia Simental, El Teo, en Baja California Sur.
Horas antes, en la madrugada de este martes, se localizó el cadáver de un hombre decapitado debajo de un puente del bulevar 2000, una vialidad que une a Tijuana con Rosarito.

Comentarios