Marie José y su preocupación por Helena Paz

miércoles, 13 de enero de 2010

MEXICO, D.F., 13 de enero (Proceso).- Marie José Paz, viuda de Octavio Paz publicó en el semanario Proceso una carta dirigida al director Rafael Rodríguez Castañeda en el que se manifiesta preocupada por el estado de salud de Helena Paz y aboga por su recuperación para que "pueda defender sus derechos sobre el acervo de su madre". A continuación, el texto íntegro.

Señor director:

Me desconcertó y causó mucha tristeza leer el reportaje de Proceso sobre el caso de Helena Paz. Un patético desenlace, epílogo al drama de una vida de claroscuros en la que el realismo mágico, de repente, se vuelve completamente sórdido.

No quiero, no debo opinar (en este reportaje hay demasiadas contradicciones, confusión, insinuaciones y elucubraciones) sobre el diálogo que sostienen los dos personajes principales –un diálogo de sordos, una diatriba rocambolesca como en el Teatro del Absurdo o La Comedia del Arte– que bien hubieran inspirado a la misma dramaturga Elena Garro. Es más importante en este momento vigilar el deterioro evidente de la salud de Helena Paz y tratar de reconstruirla para que pueda defender sus derechos sobre el acervo de su madre. Pero a mí no me corresponde: he hecho mi parte, moral y legalmente.

Ahora bien, siempre hay, girando alrededor de un escritor o de un artista, sobre todo si son famosos, personajes dudosos, parásitos, bribones, souteneurs o alcahuetes culturales que quieren colarse y lucrar con lo que no les pertenece realizando fraudes, abusos pequeños o grandes, acá o allá.

Estoy investigando ahora el reporte de una edición pirata de un epistolario de Octavio Paz hecha justamente por el señor Jesús Garro y puesta a la venta hace algún tiempo sin mi autorización. Si se comprueba este acto fraudulento, y como única responsable del legado de mi marido, Octavio Paz, actuaré legalmente con toda firmeza.

Tampoco dejaré que esta misma persona cree una fundación usando el nombre Paz, como se indica en ese mismo reportaje.

Que sirva esto como advertencia a posibles participantes ingenuos o cómplices (espero que sean todavía virtuales) de semejante proyecto: ¡A bon entendeur, salut! ¡A buen entendedor, pocas palabras!

Marie José Paz

Comentarios