Traslado de reos de penal de Veracruz "para evitar masacre": Fidel Herrera

miércoles, 13 de enero de 2010

VERACRUZ, Ver., 13 de enero (apro).- El gobernador Fidel Herrera aseguró hoy la reubicación de 960 reos del penal Ignacio Allende a otras cárceles del estado fue para evitar una masacre y no por satisfacer un capricho personal del director y actor australiano, Mel Gibson.

“El traslado de reos a otras cárceles de la entidad no se realizó para preparar el set de la nueva película de Mel Gibson, sino con base en informes de inteligencia miliar y estatal, en el sentido de que un grupo de delincuentes iba a ingresar al penal a degollar a varios reos ligados a Los Zetas”, dijo.

         Las declaraciones sel mandatario estatal se produjeron durante la ceremonia en la que rindieron protesta los integrantes de la nueva directiva del Colegio de Abogados de Veracruz. Ahí, el litigante Jaime Téllez Marie lo increpó, junto con un grupo de personas que llevaban consigo pancartas quejándose de la reubicación de internos.

         Con el rostro descompuesto ante tal hecho, el gobernador veracruzano argumentó que prefirió “enfrentarse a las críticas” por el traslado apresurado de los reos que “bañarse en sangre”, por el motín que, supuestamente, estaba programado para ejecutarse el 9 de enero pasado. Sin embargo, Herrera se abstuvo de identificar a algún grupo en especial.

         Según Herrera Beltrán, investigaciones de inteligencia federal y estatal arrojaron información que vincula a dicho penal con el secuestro de Francisco Serrano Aramoni, el administrador de la aduana marítima de Veracruz, desaparecido desde junio de 2009, en el que resultaron involucrados agentes de tránsito municipal.

         Aunque no dio más detalles, señaló que células del crimen organizado operaban en el interior del Cereso de Allende, que intentaban “tomar el control” para acabar con varios internos y custodios, quienes, según la información de inteligencia, “serían degollados” en el motín programado para el 9 de enero pasado.

         “Si no se hubiera realizado, lo habrían conseguido”, apuntó al insistir que debido a ello, su gobierno decidió trasladar a los internos a diversos penales del estado y otros lugares del país, “para evitar la matanza”; y los custodios que presuntamente serían “degollados”, fueron enviados a otras partes y están bajo vigilancia.

         Durante el desalojo de los reos, el fin de semana pasado, las autoridades penitenciarias estatales argumentaron que la “reubicación” se debía a las condiciones de hacinamiento e insalubridad en que vivían los internos, “lo que coincidió con la filmación de una película”.

         Hoy, Herrera Beltrán aseguró que el traslado de los 960 reos “fue una acción de seguridad nacional” para prevenir un motín y ejecuciones de procesados y custodios al interior de esa cárcel y con ello, se evito también que se “ensuciara” la imagen de su administración.

         Aunque no precisó si la supuesta matanza la realizaría algún cartel rival a Los Zetas, afirmó que estaba ligada a algunas detenciones realizadas en la entidad por el gobierno federal, como la de Soledad de Doblado, el 4 de noviembre pasado, donde miembros de la Marina dieron muerte a Braulio Arellano Domínguez, El Gonzo, fundador de este grupo de sicarios en la entidad.

         Herrera Beltrán señaló que las protestas que ha desatado la reubicación forman parte “de una campaña” para desestabilizar a su gobierno.

         Lamentó que, “con datos inexactos”, se haya dado difundido que el desalojo del penal obedecía a un acuerdo firmado con el actor Mel Gibson para la filmación de una película, ya que ahora se corre el riesgo de que el proyecto no se lleve a cabo, con la consecuente “pérdida de generación de empleos, ya que venía (Gibson) a impulsar el desarrollo y promoción de Veracruz, pero no fue nunca el motivo por el que se desalojo el penal de Allende”.

Comentarios