"Ladoalado", de Miguel Mancillas

domingo, 17 de enero de 2010

MÉXICO, DF, 17 de enero (apro).- Entre las regiones más poderosas para la creación dancística contemporánea destaca la sonorense. Hermosillo, Sonora, es una de las ciudades más fructíferas para la formación de bailarines y creadores del más alto nivel. De hecho, es la ciudad del país con mayor empuje gracias a los sonorenses.

         Adriana Castaños, David Barrón, Benito González, Miguel Mancillas y Evoé Sotelo, entre otros, son importantes figuras de la primera fuerza de la danza nacional y se encuentran incluidos dentro de la mayor parte de las programaciones de las principales áreas del país.

Todos ellos participan en giras, viajes y proyectos de toda índole, desde los educativos y artísticos hasta los de política cultural.

         Entre estos artistas, Miguel Mancillas, director del grupo de Antares Danza Contemporánea, se encuentra en un momento creativo de gran fuerza, y prepara para este 2010 cuando menos tres estrenos, además de mantener en repertorio sus dos últimos, “Polígono irregular” y “Tu hombro”.

Preestreno

En septiembre pasado, en el Teatro de la Casa de la Cultura de Hermosillo, se llevó a cabo el preestreno de “Ladoalado”, pieza para cinco intérpretes que Mancillas venía diseñando desde tiempo atrás.

         “Me llevó mucho tiempo hacer la obra –dice a Apro Mancillas--, pues el trabajo lo había iniciado a partir de un germen de movimiento con una bailarina de nombre Berenice, que ha trabajado conmigo. Decidí desarrollar esas ideas con dos bailarines y presenté un fragmento en el Día Internacional de la Danza del 2008, en la UNAM.

         “Al poco tiempo mi principal bailarín Issac Chau tuvo un accidente automovilístico en el cual se fracturó las vértebras cervicales; por su parte Gervacio Cetto decidió dejar el grupo. Puse entonces una enorme pausa en el trabajo. Posteriormente se integraron dos bailarines más y entonces empezó la crisis con el Fonca y su programa México en Escena, y en este ir y venir de confusiones nos quedamos sin presupuesto para trabajar.

“Es más, al día de hoy aún no hemos podido lograr tener los recursos elementales para poder seguir trabajando. Varias veces he estado a punto de tirar la toalla, aunque lo más importante del grupo son los bailarines y, sin condiciones elementales para pagarles, es absurdo seguir así, simplemente no se puede”.

La obra de Mancillas está inspirada en principio con el suponer que uno en realidad sabe y entiende las cosas:

“Uno piensa que sabe, pero tal vez lo que sabe es por una mera referencia, por comparación. A esto le agregué una serie de conceptos de la física cuántica sobre el ‘no espacio’, trabajé textos, conceptos plásticos como el de que las líneas no existen y sólo son sucesiones de puntos. Como coreógrafo decidí plantarme e ir en contra de muchas de las cosas que como artista he aseverado, negar el camino por el que siempre había apostado como verdad. Fue una verdadera experiencia transformadora”.

         “Ladoalado” será estrenado durante el festival “Un desierto para la danza”, con todos los elementos que el coreógrafo y bailarín –considerado uno de los diez mejores del siglo XX— pudieron integrar como imágenes y frases visuales.

         En la compañía bailan actualmente David Salazar, Issac Chau, Tania Alday. Omar Romero y Citlali Avalos.

Además de “Ladoalado”, Mancillas tiene pendiente un proyecto con un escenógrafo chileno que será financiado por el programa Iberescena; otro más en homenaje a Guillermina Bravo instaurado por Instrumenta Oaxaca, y aparte ha sido invitado junto con el grupo Delfos Danza Contemporánea a la inauguración del Festival Vivaldi.

 

Comentarios