En cumpleaños del ISSSTE, Calderón aplica "pastelazo" a Yunes

martes, 19 de enero de 2010

MÉXICO, DF, 19 de enero (apro).- En una escena nunca antes vista en la residencia oficial de Los Pinos, el presidente Felipe Calderón aplastó hoy el rostro del director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, Miguel Ángel Yunes Linares, contra un pastel en plena ceremonia conmemorativa del 50 aniversario del ISSSTE.
“Lo siento, no lo pude resistir”, dijo Calderón a su colaborador abriendo los brazos y esbozando una sonrisa burlona. Parco, Yunes poco podía decir en ese momento con la nariz y la boca embarradas de merengue.
Los demás convidados al festejo, miembros del gabinete, como el secretario del Trabajo, Javier Lozano, y el titular de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, aplaudieron la broma de Calderón.
Lo propio hizo el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Daniel Karam.
Un escolta de Calderón –miembro del Estado Mayor Presidencial-- le entregó a Yunes una servilleta para que se limpiara la cara mientras el salón López Mateos, atiborrado de funcionarios del propio ISSSTE, aplaudían y festejaban efusivamente la broma que el Ejecutivo hizo a su colaborador.
Minutos antes que le aplastaran el rostro contra un pastel con velas, Yunes dio un discurso de elogios a Calderón, sobre todo por haber sacado al ISSSTE de su peor crisis económica.
“El presidente Felipe Calderón decidió enfrentar el problema”, aseveró Yunes. “En los anales de México y del ISSSTE quedará grabada la decisión y el liderazgo del presidente Felipe Calderón”, enfatizó más adelante.
El jefe del Ejecutivo lo miraba complacido.
Yunes es uno de los personajes que más se ha mencionado como posible candidato al gobierno de Veracruz en una eventual alianza entre el Partido Acción Nacional –al que pertenece Calderón-- y Nueva Alianza, fuerza liderada por la maestra Elba Esther Gordillo, cabeza del grupo político-sindical al que pertenece el propio titular del ISSSTE.
    El 50 aniversario del ISSSTE no fue una ceremonia como tantas otras en Los Pinos. Cuando terminaron los discursos, un miembro del Estado Mayor Presidencial se acercó a la mesa principal con un pastel entre las manos.
Los funcionarios federales, sentados en sillas, cantaron las tradicionales Mañanitas entonando: “Despierta ISSSTE, despierta…”
Luego, algunos de ellos gritaron: “¡Mor-di-da! ¡Mor-di-da!”. Calderón, de buen ánimo, le pidió a Yunes que él mordiera el pastel.
El director del ISSSTE no lo pensó dos veces y su rostro terminó aplastado contra el pastel, empujado por la mano presidencial.
Margarita Zavala intentó refrenar a su esposo, tomándolo del brazo, pero todo fue inútil.
Antes de abandonar Los Pinos, Yunes fue interrogado por los reporteros sobre sus aspiraciones políticas en Veracruz y respondió:
“Cuando habla el presidente de la República yo no hablo”. Yunes aún exhibía en parte del rostro el brillo que deja una embadurnada de merengue.
“Es el pastelazo de salida”, ironizó Rafael Ochoa Guzmán, senador por Nueva Alianza y secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).