Autoritarismo económico

sábado, 2 de enero de 2010

Ante la peor crisis económica de la historia reciente, el gobierno de Felipe Calderón no ha reaccionado eficazmente. La ausencia de un manejo profesional de la economía y las finanzas públicas, además de una evidente falta de sensibilidad social, han ocasionado que su administración recurra a las alzas generalizadas de impuestos y de precios. Como ya se prevé, esto disparará la inflación, y aunado al desempleo seguirá golpeando a las familias más pobres. El reto del nuevo secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, es enorme y todo indica que no tiene los tamaños para superarlo.


Aún no se muestra públicamente. No se conocen todavía sus atributos como secretario de Hacienda. Pero Ernesto Cordero Arroyo –en el cargo desde el 9 de diciembre– ya dio indicios del sello que dará a su gestión.

Dos aumentos, en ocho días, a la gasolina magna, el combustible de mayor consumo en el país, y el aval a un incremento en los salarios mínimos que será nulificado por la inflación prevista para este año, demuestran que no le temblará la mano para afectar a la economía de las familias, ni respetará ofertas presidenciales ni compromisos con el Congreso.

Al más puro estilo del priismo autoritario, Cordero Arroyo –primer panista en ese cargo, actuario de profesión– optó por el clásico sabadazo y con la gente de vacaciones, para aumentar las gasolinas. El sábado 19 de diciembre la Magna pasó de 7.72 pesos a 7.77; el sábado 26, a 7.80 pesos el litro. Ocho centavos en ocho días.

Aunque en realidad serán 16 centavos en 15 días porque, a última hora, y apremiada por el descontento generalizado, el enojo de los legisladores y la presión de los medios, la Secretaría de Hacienda tuvo que dar la cara, en una “conferencia de prensa” en la que no se permitieron preguntas. Estuvo a cargo del subsecretario de Ingresos, José Antonio Meade, para anunciar un nuevo aumento a la Magna, pero también a la Premium y al diesel.

Este es un adelanto del reportaje que se publica en la edición 1731 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios