Las alianzas "tienen nerviosos" a los priistas: Nava

miércoles, 20 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de enero (apro).- Al mismo tiempo que combate a la izquierda de la capital del país por impulsar los matrimonios homosexuales, para los que las encuestas registran una posición dividida de los capitalinos, el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), César Nava, cultiva alianzas estatales con esa fuerza que, asegura, “tienen nerviosos” a los priistas.
     Para el dirigene panista, las alianzas que negocia con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) para enfrentar al PRI en Oaxaca, Hidalgo y Durango, se justifican porque se busca hacerle un bien a los habitantes de esos estados, donde, dijo, no ha habido alternancia política durante 80 años, y eso es lo que tiene preocupados a los priistas.
    “Es obvio que los priistas están nerviosos, es obvio, es evidente que la posibilidad de la formación de coaliciones los pone muy nerviosos, ya se estaban relamiendo los bigotes anticipadamente, pero del plato a la boca se cae la sopa”, expuso Nava en referencia al calificativo de “engendro” que impuso el senador Manlio Fabio Beltrones a las coaliciones.
    Según el dirigente panista, no existe contradicción en que el PAN combata a la izquierda en la capital y cultive alianzas en los estados, porque en éstos no abordarán temas que los dividen, sino que los unen.
“Lo que nos interesa es poner en común aquello que nos une, aquello que nos hace coincidir, y esto es precisamente la posibilidad de transformar la realidad de estos estados para cambiar radicalmente las condiciones de vida de sus habitantes”.
--¿O sea que el PAN estaría dispuesto a apoyar a candidatos cercanos a López Obrador? ¿A Gabino Cué, por ejemplo?
    --Lo he dicho muy claramente y lo reitero: El PAN respaldará a candidatos que, además de reconocer expresamente al presidente Calderón, se comprometan públicamente, y también a través de instrumentos jurídicos, a trabajar institucionalmente con el gobierno federal que encabeza el presidente Calderón.
    “En esta lógica, no llevaremos como compañero de viaje a ningún candidato que se niegue a aceptar los mandatos de la Constitución, los mandatos de las leyes que nos hemos dado, y que prefiera anteponer otra clase de mandato.”