Conversa Calderón con diputados sobre bodas gay

jueves, 21 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 21 de enero (apro).- Por primera vez desde que el pasado 21 de diciembre fueron aprobadas las bodas gays en el Distrito Federal y se otorgó el derecho de adopción a parejas del mismo sexo, el presidente Felipe Calderón abordó el tema con un grupo de legisladores federales, entre ellos la perredista Enoé Uranga.
    El tema fue abordado ayer miércoles, durante un encuentro que sostuvieron diputados del PRI, PAN y PRD, integrantes de la Mesa Directiva, con el presidente Calderón en la residencia oficial de Los Pinos.
    Aun cuando el presidente no manifestó una postura oficial sobre la reforma que autoriza los matrimonios entre personas del mismo sexo, manifestó su compromiso de gobernar paras todos más allá de diferencias.
    De acuerdo con el legislador federal del PAN, Francisco Ramírez Acuña, presidente de la Cámara de Diputados, fue una plática informal, “sin confrontaciones ni mucho menos”.
    Reveló que los legisladores panistas sacaron el tema a relucir y la diputada perredista Enoé Uranga aprovechó para argumentar la postura del PRD sobre la reforma que entrará en vigor a partir del 15 de marzo próximo.
    “Fue una plática… fue en un tono de comentario e información, verdaderamente de colaboración y de buenos oficios", dijo Ramírez Acuña.
    Por su parte, la diputada Uranga, quien fue artífice de la Ley de Sociedades de Convivencia que les dio reconocimiento legal a las parejas del mismo sexo en la antepasada Alsamblea Legislativa del Distrito Federal, dijo que expresó al presidente su preocupación por la “eventual pérdida del carácter laico del Estado”.
    Asimismo, dio a conocer que el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, rechazó que la Iglesia católica haya violado la Ley de Asociaciones Religiosas al manifestar su punto de vista sobre el tema.
    La Iglesia católica, dijo “ejerce su derecho a la libertad de expresión”.
Sin embargo, señaló que Calderón reiteró su compromiso de gobernar para todos los mexicanos, más allá de diferencias políticas o morales.