Censuran a la Siedo en el caso del asesinato del general Tello Quiñones

lunes, 25 de enero de 2010

CANCUN, Q. Roo, 25 de enero (apro).- En vísperas del primer aniversario del asesinato del general retirado Mauro Enrique Tello Quiñones, la familia de éste rompió el silencio y censuró las investigaciones realizadas por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo).
     En su portal electrónico, el noticiero Enfoque Radio, del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, difundió ayer y hoy declaraciones de la representante legal de la familia del militar, Erika Leticia García Arévalo, quien rechazó las versiones que apuntan al presunto involucramiento de Tello con el narcotráfico, y afirmó que, pese a las detenciones que ha habido en este caso, la actuación de la Siedo es “confusa”.
         "Estamos confundidos por la actuación de la Siedo; es toda una mezcolanza”, dijo, y señaló:
          “Yo no estoy muy enterada de cárteles, pero me llama la atención que haya muchos detenidos y que la mitad sea autora intelectual y la otra mitad, material, y me revuelven a La Familia Michoacana con el cártel del Golfo. No tenemos nada claro”.
          Añadió: “Tenemos una línea suelta. Por primera vez lo voy a declarar a un medio: hay un mensaje que el general recibió justo el 3 de febrero, cuyo nombre debo omitir, y le dice: ‘Qué, ¿todavía sigues vivo?’. Esto jamás se ha seguido".
    García Arévalo dijo que han solicitado a la Siedo investigar ese mensaje, pero "lo único que hemos recibido son respuestas mordaces como. ‘es que si nos ponemos a investigar pueden salir muchas cosas...’”.
     Agregó: “Hemos tenido muchas insinuaciones de que si el general estaba involucrado con el narco. Quien lo insinúe, que lo acredite, y si la Siedo tiene sospechas, que lo acredite, pero lo dudo, porque si eso fuera cierto, ni el presidente de la República, ni el secretario de la Defensa Nacional, hubieran asistido a su velorio".
     Además, García Arévalo cuestionó el hecho de que todos los detenidos por su presunto involucramiento en este caso, hayan tenido que ver en las ejecuciones de Tello Quiñones y sus asistentes Getulio César Román Zúñiga y Juan Ramírez Sánchez --éste último sobrino el alcalde de Cancún, Gregorio Sánchez Martínez--, perpetradas el 3 de febrero del año pasado.
     También descartó que el alcalde de Cancún esté involucrado en este triple homicidio.
          Hoy, el mismo portal divulga nuevas revelaciones de García Arévalo.
          Aunque argumentó que debido a la secrecía que debe guardar en torno a las pesquisas no podía identificar a la persona que envío el mensaje al celular del general el mismo día de su muerte, dijo que se trata de una mujer que fue servidor público y estuvo “muy cerca” de un militar de alto rango.
           “No puedo revelarlo porque violaría la discrecionalidad de la averiguación previa”, sostuvo.
           Además, la abogada dio a conocer que, luego del asesinato del general, la familia recibió una solicitud de pensión alimenticia para un supuesto hijo ilegítimo del militar, cuya acta, dijo, resultó falsa.    
         “Recibimos una solicitud de pensión alimenticia de un supuesto hijo del general, fuera del matrimonio, por parte de una militar, y resultó que el acta es falsa. El general jamás reconoció a ese hijo; ella fue sometida a un procedimiento. No puedo dar muchos detalles. Hemos recibido amenazas por teléfono por haber puesto la denuncia. Hay, por ejemplo, un asunto de chantaje en contra de la señora, pero son amenazas veladas, no frontales”, señaló.
         Agregó: “Seguimos igual. No sé quién lo mató ni por qué. Repito: no lo mataron por estar involucrado en el narco. Quien diga lo contrario, que lo pruebe”.