Seis muertos en choque del Ejército y Zetas en Durango

lunes, 25 de enero de 2010

MEXICO, D.F., 25 de enero (apro). Al menos seis personas murieron durante un enfrentamiento entre miembros del Ejército Mexicano y presuntos integrantes de Los Zetas, en el municipio Doctor Arroyo, Durango.
En la balacera murieron dos soldados y cuatro presuntos distribuidores de droga del cártel del Golfo, que tenían su base de operaciones en esta localidad fronteriza con San Luis Potosí.
Según las primeras investigaciones, el enfrentamiento se registró después de las tres de la tarde de ayer, luego de que un convoy del Ejército recibió una llamada anónima en que se alertaba de varias personas armadas en tres camionetas que circulaban por ese municipio.
Los militares detectaron los vehículos y ordenaron a los conductores detenerse. De una Ford Lobo negra descendieron cuatro personas que se introdujeron en un establecimiento de abarrotes que, según vecinos, en realidad opera como “narcotienda”, ubicada en el kilómetro 43 de la carretera 57, cerca del poblado conocido como San Cayetano de Vacas.
Desde el interior, los presuntos sicarios abrieron fuego. Durante la balacera, que duró unos 15 minutos, murieron tres de los pistoleros en el interior del inmueble, y uno más cuando pretendía escapar en una camioneta.
Otra camioneta blanca, en la que también viajaban hombres armados, se dio a la fuga y, en la huida, los supuestos zetas abrieron fuego contra dos elementos del Ejército, que perecieron instantáneamente.
Los militares muertos son Alberto Santís y Román Hernández.
Los ocupantes de otra camioneta, una Ford Edge negra, también alcanzaron a escapar.
Los seis cuerpos fueron trasladados al anfiteatro del Hospital Universitario, donde sólo habían sido reclamados los militares. Los narcotraficantes permanecían en calidad de no identificados.
Las primeras investigaciones señalan que los presuntos miembros de Los Zetas que se enfrentaron al Ejército, se dedicaban a cobrar protección a los comerciantes de Doctor Arroyo, y eventualmente extorsionaban con amenazas a paisanos que regresaban a Estados Unidos y pasaban por esta plaza.
El procurador estatal Alejandro Garza y Garza informó que la investigación sería atraída por la justicia federal por tratarse de dos elementos muertos de las Fuerzas Armadas.
Las víctimas son los dos primeros militares muertos desde que inició el Operativo Nuevo León Seguro en enero de 2007.
    Por otra parte, en Villahermosa, Tabasco., el comandante de la policía Ministerial, Miguel Ángel Gamas Garduza, fue ejecutado, luego de haber sido secuestrado ayer por un grupo armado. El cuerpo tenía un narcomensaje.    
          Con él suman tres las ejecuciones en Tabasco en los últimos 10 días, todos con narcomensajes en el cuerpo.
    El cadáver del agente, amordazado, maniatado y con varios disparos, fue encontrado hoy en un camino vecinal del municipio de Comalcalco, donde fue “levantado” ayer, cuando se dirigía con su familia a un centro comercial de la localidad.
    Sobre el cuerpo fue hallado un narcomensaje firmado presuntamente por el grupo delictivo Los Zetas. La víctima trabajaba en la primera agencia del Ministerio Público de Comalcalco.
El pasado 20 de enero, en la ranchería Plátano y Cacao, del municipio de Centro, fue hallado el cadáver de un desconocido con varios disparos en la cabeza y un cartulina con un narcomensaje, que decía: “Esto me pasó por dedo soplón, siguen ustedes. Atte loz Zetaz”.
El pasado 15 de enero, en la ranchería Habanero, municipio de  Cárdenas, fue encontrado el cuerpo de otro desconocido con siete balazos en la cabeza y un narcomensaje fijado en su cuerpo con un picahielo, en cuya leyenda Los Zetas presuntamente se adjudicaban la ejecución. (Con información de Luciano Campos y Armando Guzmán).

Comentarios