Desmantelan laboratorio de drogas sintéticas en los límites de Jalisco y Michoacán

miércoles, 27 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de enero (apro).- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que elementos de la 43 Zona Militar, con sede en Apatzingán, desmantelaron un campamento ubicado en los límites de Michoacán y Jalisco, donde se fabricaba droga sintética.
    De acuerdo con la dependencia, los hechos ocurrieron en una vivienda improvisada en el fondo de un barranco, en el municipio de Jilotlán, Jalisco, donde fueron capturados seis sujetos: Uriel Ríos Quezada, Víctor Manuel Álvarez Sánchez, Alejandro Lara Mejía, Sergio Alfredo Mancera Gutiérrez, Jesús Ceja Arceo y Gerardo Pérez Vargas.
    En un comunicado, la Sedena dio a conocer que en el lugar fueron aseguradas dos camionetas y ocho mil 100 litros de diversos precursores químicos, distribuidos en más de 40 tambos de plástico de distintas capacidades, así como 34 bultos con sosa caústica, 18 costales con las siglas AC y 20 litros de una sustancia química preparada, al parecer ácido fenilacético (afa).
Los militares también confiscaron un reactor con capacidad para 200 litros, mismo que servía para el procesamiento de droga sintética, además de dos tanques estacionarios y cuatro cilindros de gas, ocho mascaras antigás, 12 cajas con rollos de aluminio, cuatro termómetros de varilla y seis cajas con tiras de plástico indicadoras de PH.
Asimismo, una báscula, cuatro bombas de aire, cuatro secadoras metálicas, 15 cucharas de aluminio, 10 coladores y varios tambos vacíos.
En un hecho por separado, elementos de la Policía Federal trasladaron del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, al de Mil Cumbres, en Morelia, a Armando Medina Torres, exalcalde de Múgica, procesado por supuestos vínculos con la delincuencia organizada.
Medina Torres, el último de los presidentes municipales capturado en mayo pasado, en un operativo sin precedentes, arribó al aeropuerto de Morelia alrededor de las 13:00 horas, y de ahí fue llevado de inmediato a la cárcel de Mil Cumbres.

Comentarios