Anuncia SME plantón en el Zócalo; fallece mujer en megamarcha

viernes, 29 de enero de 2010

MEXICO, DF, 29 de enero (apro).- El secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Martín Esparza, llamó a sus agremiados a instalar un plantón permanente en el Zócalo capitalino “hasta que se solucione el conflicto” por la supresión de Luz y Fuerza del Centro (LFC).
En su discurso durante el mitin que coronó la “Marcha contra la carestía y en favor del empleo” --que partió del Angel de la Independencia, avanzó por Reforma y culminó en el Zócalo--, Esparza habló de un “afán persecutorio” por parte del gobierno federal, por lo que llamó a unir fuerzas con distintas organizaciones.
Sin embargo, la ‘megamarcha’ también cobro su factura: desde el entarimado se anunció la muerte de Inocencia Cruz, militante cenecista de Hidalgo que desplomó su cuerpo cansado de 82 años sobre las calles de Reforma, en un último acto de protesta.
Autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina informaron que el deceso se debió a un paro cardiorrespiratorio y ocurrió al filo de las 17:00 horas, sobre la referida arteria a la altura de la Glorieta a Colón.
En la movilización participaron organizaciones sindicales, campesinas, obreras, estudiantiles; así como ciudadanos inconformes por la carestía y desempleados de las 32 entidades federativas del país.
En la protesta se exhibieron carteles con varias leyendas: “Si no hay solución, habrá Revolución”; o “Los triunfos de la Revolución son nuestra herencia y éstos no son negociables”, entre otras constantes alusiones al movimiento de 1910 y sus insignias.
Entre ¡vivas! a Francisco Villa y Emiliano Zapata, también se escucharon exigencias por un aumento salarial de “emergencia”, el rescate del campo mexicano, la defensa del Estado laico y el alto a la ‘criminalización’ de la protesta social.
“Habrá un estallido social que no se va a poder parar ni con todo el dinero del mundo. Nos está cortando la mecha”, repetían los oradores en el Zócalo.
Diez minutos antes de las seis de la tarde apareció la descubierta del SME en la explanada del Zócalo.
Y cada que se mencionaba el nombre del presidente Felipe Calderón, el Zócalo se inundaba de un estruendo de repudio.
Miembros del SME incendiaron un muñeco de trapo con una máscara de Calderón como rostro y una imagen del expresidente Vicente Fox en el brazo. “Títeres del imperialismo”, decía un cartel ceñido al monigote.
Otros manifestantes optaron por disfrazarse ellos mismos con máscaras de Calderón y una botella de alcohol en la mano.
Alejandro Mendoza, afiliado al SME, confió a Apro:
“Terminaron con la empresa pero, aunque lo han querido, no pudieron ni podrán acabar con los trabajadores. Sabemos bien que somos un estorbo para el gobierno y sus intereses, pero nos van a tener que escuchar y van a tener que respetar nuestro contrato colectivo, como lo señala la Constitución”.
Por su parte Eduardo Navarro Padilla, líder del Frente Popular Francisco Villa (FPFV), denunció el estado de pobreza extrema en el que subsisten unos 24 millones de indígenas y campesinos.
“Nuestra realidad no ha cambiado ni un poco, como no cambió el mal trato de los gobiernos federal y estatales”, advirtió el dirigente.
Lo secundó el diputado Cruz López, secretario general de la Confederación Nacional Campesina (CNC), quien denunció que “nuestros campesinos están muriendo de hambre”.
Al mismo tiempo se incorporaron a la protesta contingentes de electricistas que, dijeron a Apro, debieron caminar seis días desde el poblado de Necaxa, Puebla, para poder manifestarse “con dignidad por la libertad”.