Pactan PRI, PAN y PRD concretar reforma hacendaria

viernes, 29 de enero de 2010

BOCAL DEL RÍO, Ver., 29 de enero (apro).- Las dirigencias nacionales del PRI, PAN y PRD se comprometieron hoy a sacar adelante una reforma hacendaria integral en el próximo periodo de sesiones de la Cámara de Diputados, que inicia en febrero.
    De esa manera Beatriz Paredes, César Nava y Jesús Ortega, presidentes nacionales de PRI, PAN y PRD, se sumaron al reclamo del sector empresarial para que el gobierno de Felipe Calderón adopte medidas urgentes para desburocratizar la administración pública y reactive la economía y el empleo.
    En la Reunión Anual de Industriales 2010, los líderes empresariales urgieron al gobierno federal y a los dirigentes partidistas a impulsar las reformas estructurales necesarias para resolver los problemas económicos a largo plazo y reinsertar a México en el desarrollo.
    En su intervención, el subsecretario de Competitividad y Normatividad de la Secretaría de Economía, Felipe Duarte Olvera, admitió las dificultades de las normas actuales para estimular el desarrollo, por lo que planteó la necesidad de reformas en materia de desregulación, laboral, fiscal y política.
    En respuesta, Beatriz Paredes exhortó al gobierno de Calderón a definir, sin titubeos, cuáles son sus prioridades, “ya que muchos de los reclamos de los industriales y de los ciudadanos no dependen de reformas legislativas, sino de capacidades operativas de la administración pública”.
    Además, Paredes Rangel comprometió al PRI a impulsar las reformas que terminen con la inercia ineficaz en materia de normatividad que impacta desde las reglas de operación, presupuestos anuales y compras de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el extranjero.
    La dirigente priista sostuvo que “necesitamos una revolución productiva que sacuda las estructuras obsoletas y que encuentre soluciones de fondo”.
    Sin embargo, advirtió que en tanto no se transparente el uso de los recursos públicos, “difícilmente se podrá llegar a un acuerdo para concretar por lo menos la reforma fiscal que es urgente”.
    Lo que hace falta, subrayó, “es que el Estado reactive las políticas públicas como instrumentos de apoyo al desarrollo de los sectores productivos y frene la burocracia que retrasa la llegada de recursos federales a las regiones”, sobre todo, “a las campesinas”.
    En tanto, el dirigente perredista Jesús Ortega coincidió en que la administración federal no ha dado resultados y lo responsabilizó de la crisis financiera por la que atraviesa el país, lo que ha provocado el desmantelamiento de la planta industrial.
    Se refirió al reciente estudio del Ceneval, donde se señala que 70% de los mexicanos enfrentan situaciones de pobreza en los renglones de alimentación, patrimonio, salud y educación.
    Ortega Martínez resaltó que en materia industrial no hay crecimiento, “debido a un error estratégico de nuestros gobernantes”, pues cuando en 1969 este sector significaba 16% del PIB, en 2009 sólo fue de 10%.
El dirigente del PRD sostuvo que se trata de “un desmantelamiento, porque México entendió la globalización como la posibilidad de comprar y no de vender, y lo peor es que sólo se piense en ofertar petróleo”.
    Ante ello, Ortega planteó cuatro reformas legislativas urgentes para recuperar la economía: en materia de educación, protección a la industria nacional, impulso a sectores estratégicos definidos y reinstalación de la banca de desarrollo.
    En tanto, el panista César Nava consideró que para lograr las reformas estructurales “son necesarios los consensos”, pues México requiere un cambio no sólo en materia fiscal que simplifique la contribución hacendaria, “sino también una reforma política”.
    Consideró que sería lamentable que el calendario electoral de 2010 “condicione u obstaculice” los cambios que México requiere para detonar el desarrollo a partir de las reformas necesarias, “ya que se requiere conjugar la voluntad de todos los actores políticos”.
    “La reforma política” presentada por el Ejecutivo, sostuvo Nava Vázquez, busca “dar más poder a los ciudadanos y darles el papel protagónico” más allá de los partidos políticos.
Más tarde, en Mérida, Yucatán, advirtió que espera del PRI seriedad y “altura de miras” para discutir las propuestas, pues, advirtió, el PAN no cederá a presiones, chantajes ni caprichos.
Nava, quien este sábado encabezará la reunión plenaria de los senadores de su partido para definir una agenda legislativa, exigió al PRI “lo mismo que el PAN estuvo dispuesto a dar y nunca condicionó durante las décadas en que fue oposición, ni más ni menos”.
Y aventuró que Yucatán, donde el próximo 16 de mayo habrá comicios para renovar el Congreso local y las 106 alcaldías, marcará el ‘reposicionamiento’ electoral del PAN en el país.    
Y en el caso de Mérida, advirtió, “no será una elección menor, y por tanto tendrá todo el respaldo del panismo nacional”.
Acompañado de los precandidatos del PAN a esa alcaldía, Beatriz Zavala Peniche y Salvador Vitelli, César Nava, aseguró que con cualquiera de los aspirantes que resulte electo en la convención del próximo 7 de febrero, el PAN ganará los comicios.

Comentarios