Todos protegen al gobernador de Morelos

sábado, 30 de enero de 2010

CUERNAVACA Mor., 30 de enero (Proceso).- En los últimos días, el presidente Felipe Calderón y la organización de extrema derecha El Yunque lanzaron una singular ofensiva. Su objetivo: proteger a uno de los suyos, al gobernador de Morelos Marco Antonio Adame, ante la inestabilidad política generada por los cuestionados operativos de la Marina-Armada de México en los que murió el capo Arturo Beltrán Leyva.

En una operación de lavado de imagen –sin precedente desde que Felipe Calderón le declaró la guerra al narcotráfico–, el propio jefe del Ejecutivo, la Procuraduría General de la República (PGR), el Partido Acción Nacional (PAN), el gobierno de Morelos y hasta el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública han trabajado para acallar las protestas por la muerte de dos civiles –uno de los cuales recibió más de 180 disparos– durante el intento de captura del Jefe de Jefes y para borrar, de facto, cualquier pista que pudiera conectar al gobernador panista Marco Antonio Adame con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

De acuerdo con las versiones oficiales divulgadas hasta el momento por las autoridades, Arturo Beltrán manejó su centro de operaciones en Cuernavaca durante más de tres años sin que gozara de protección política. Pero las investigaciones en este caso sólo llegan hasta el nivel de mandos policiacos, a contrapelo de lo que se ha visto en países como Italia, Colombia, Rusia y, recientemente, en Guatemala, cuyo expresidente, Alfonso Portillo, fue detenido bajo la acusación de lavado de dinero.

Morelos es uno de los enclaves más estimados por el panismo. Cuernavaca fue una de las primeras capitales que el PAN conquistó en las urnas, en 1997, aún bajo el yugo del régimen priista.

Las pistas

El pasado 10 de enero, en su edición 1732, Proceso publicó que una cuenta bancaria en Banamex (número 8100148), a nombre del gobernador Marco Antonio Adame, estaba registrada en el teléfono celular propiedad del exjefe de Seguridad Pública de Morelos Luis Ángel Cabeza de Vaca, acusado por la PGR de recibir sobornos del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

El otrora jefe policiaco presuntamente recibió varios pagos de 20 mil dólares a cambio de proteger los movimientos de ese cártel en el estado, según un expediente al que tuvo acceso este semanario (PGR/SIEDO/UEIDSCVS/166/2009).

A su vez, el diario El Universal difundió que la PGR estaba investigando a dos escoltas de Adame por sus presuntos nexos con el cártel que mantenía bajo su poder el corredor Guerrero, Puebla y Morelos.

“No voy a emitir ningún comentario hasta que concluyan las indagaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada”, declaró Adame en el Palacio de Gobierno apenas dos días después de publicadas las investigaciones periodísticas.

Pero hasta ese momento, oficialmente nunca se había indagado la cuenta bancaria, si bien la PGR tenía el dato desde el 15 de mayo de 2009. La atención de las autoridades federales se dirigió sólo hacia la captura de el Jefe de Jefes.

Extracto del reportaje que se publica en la edición 1735 de la revista Proceso ya en circulación.

Comentarios