Narco cobra vida de once

martes, 5 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 5 de enero (apro).- La jornada violenta de este martes dejó 11 muertos en tres entidades de la República mexicana.

En Sinaloa, siete personas fueron asesinadas en distintos hechos, entre ellas una niña de cinco años de edad, quien junto con otros familiares fue atacada en la sierra del municipio de Choix.

De acuerdo con autoridades judiciales, durante el ataque también perdió la vida un hombre, cuya identidad se desconoce.

En la ciudad de Los Mochis fue hallado el cuerpo de Raúl Galaviz Manzanares, de 29 años de edad, quien días antes fue secuestrado por un grupo armado. El cadáver, atado de pies y manos y con varios disparos, fue localizado en el Canal Hidráulico Alto, en Juan José Ríos.

Por otra parte, el cuerpo de José Luis Ayala Zavala, de 23 años de edad, fue hallado cerca de la carretera México/Nogales, a la altura del municipio de Elota, a 100 kilómetros al sur de Culiacán, con disparos de fusil AK/47.

En tanto, en el hospital de la ciudad de Mazatlán falleció Oscar Manuel Guerra Sicarios, de 38 años de edad, quien hace tres días fue victima de una agresión con arma blanca, durante una riña escenificada en la colonia Libertad.

Y en Culiacán, un comando atacó un cortejo fúnebre cuando se trasladaba a uno de los panteones de la ciudad. Dos personas murieron.

La Policía Municipal de Culiacán señaló que uno de las víctimas fue identificada como María de Jesús Ortiz Araujo, mientras que el otro ejecutado se encuentra en calidad de desconocido.

Los hechos se registraron aproximadamente a las 14:00 horas, tiempo local, sobre la Avenida Álvaro Obregón, frente al fraccionamiento Residencial Las Ventanas.

De acuerdo con informes de las corporaciones estatales, el cortejo viajaba de norte a sur por dicha avenida cuando fue interceptado por un grupo de sujetos armados, quienes comenzaron a disparar en contra de los asistentes. En el lugar falleció la mujer.

Según versiones de testigos, el comando siguió a algunos familiares hasta el Panteón San Martín, lugar donde sería sepultado Julio César Ortiz Araujo, ejecutado el domingo en las inmediaciones de la comunidad Canán, en la capital. Ahí dio muerte a la segunda víctima.

Por otra parte, un militar y un civil murieron durante un enfrentamiento a balazos en la zona serrana de Chihuahua, casi en los límites del municipio de Choix, en Sinaloa.

En un reporte, la fiscalía dio a conocer que el militar que perdió la vida fue identificado como Jaime Estuardo de la Rosa Miranda, de 25 años, quien recibió heridas de bala en brazo, cabeza y tórax, cuando los soldados realizaban un operativo en la comunidad de San Vicente. La identidad del civil se desconoce.

Los hechos se registraron en la comunidad de San Vicente, en Chihuahua, cuando un grupo de militares recorría la zona serrana en el marco de la destrucción de plantíos de droga, y desde una vivienda fueron atacados a balazos.

Al repeler la agresión, los militares dieron muerte a un civil que estaba en la casa de donde surgieron los disparos contra los militares.

Y en Tijuana, el cuerpo de un hombre decapitado y con huellas de tortura fue encontrado en calles de Tijuana, donde también se halló el cadáver de una mujer, atada de pies y manos. En ambos casos las víctimas tenían cartulinas con mensajes del crimen organizado.

La mujer fue hallada durante los primeros minutos de este martes en la vía rápida Poniente José Fimbres, a la altura de la colonia Yamile y la Central de Abastos. Estaba atada de pies y manos, con la cabeza envuelta en una bolsa de plástico y un mensaje de amenaza de muerte contra una familia.

En tanto, el hombre decapitado se localizó en la calle de La Paz de la colonia Otay Cali, a 50 metros de la Delegación Municipal de Centenario, con un mensaje que advierte su relación con el cártel de Tijuana y menciona a su dirigente Fernando Sánchez Arellano y a su jefe de sicarios, identificado como Ruedas, según un informe policial.

Comentarios