El Ejército no asusta al narco; mueren nueve hoy

miércoles, 6 de enero de 2010

CHILPANCINGO, Gro., 6 de enero (apro).- Las acciones violentas del crimen organizado siguen cobrando vidas en el país, pese a la presencia del Ejército en varias entidades de la República. Hoy tocó el turno a Guerrero y Sinaloa, donde fueron asesinadas nueve personas.

En la sierra del municipio de Tecpan de Galeana, Guerrero, fueron hallados los cuerpos de cinco hombres que fueron ejecutados a tiros y luego enterrados en narcofosas.

De acuerdo con informes de la Secretaría de Seguridad Publica y Protección Civil (SSPC) estatal, el hallazgo de los cuerpos, con huellas de tortura, se registró sobre un camino de terracería que comunica a las comunidades de Corinto y El Balcón.

Según el reporte oficial, tres de las víctimas fueron identificadas como  Iván y Adán  Abarca Morales, de  20 y 24 años de edad, respectivamente, así como Víctor Flores Morales, de 32 años. La identidad de las otras dos personas aún se deconoce.

En menos de dos semanas, este es el segundo hallazgo de narcofosas en Guerrero, ya que el primero ocurrió el pasado 24 de diciembre, en un cerro de esta capital, donde fueron encontrados los cuerpos de ocho hombres, uno de los cuales era teniente coronel del Ejército y otro agente de la Policía Judicial del estado. El resto de los ejecutados eran civiles originarios de Chilpancingo.

Por otra parte, en Mazatlán, Sinaloa, sobre un camino que conduce al poblado La Urraca, fue encontrado el cadáver de un hombre de aproximadamente 30 años, con tres impactos de bala y las manos atadas.

Al parecer, antes de morir el hombre fue torturado, ya que su cuerpo presentaba golpes en el cuerpo y tres impactos de bala, dos de ellos en la cabeza.

En Los Mochis, Paúl Ulises Meneses Medina, de 21 años de edad, quien fue levantado por sujetos desconocidos, fue ejecutado más tarde de un balazo. El cuerpo del joven fue hallado dentro de una camioneta Cheroke, donde también se encontró una pistola.

En esa misma ciudad sinaloense, el cuerpo de quien fue identificado como Pedro Damián Márquez Valenzuela, de 24 años, fue descubierto a la orilla de un tren, alrededor de las 8:40 horas.

En el lugar se encontraron 12 casquillos de bala y una cartulina que decía: "Ya no vuelvo a robar Ja Ja Ja".

Y en Culiacán, también en Sinaloa, alrededor de las 6:30 horas se encontró el cadáver de una persona, con una bolsa negra enredada en el cuello, que llevaba consigo una Clave Única de Registro de Población (CURP) con el nombre de Miguel Ángel Cázares Noriega.

Comentarios