Crimen de ciudadano de EU no es investigado por autoridades de Tamaulipas

lunes, 11 de octubre de 2010

CIUDAD VICTORIA, Tamps., 11 de octubre (apro).- A 11 días del homicidio del estadunidense David Hartley en aguas de la presa Falcón, el gobernador Eugenio Hernández Flores aseguró que hasta el momento no existe denuncia formal sobre el asesinato, por lo que no se ha iniciado una investigación oficial al respecto.
Además, mencionó que luego de seis días de “búsqueda intensa”, no han encontrado rastro alguno del cuerpo de Hartley ni el vehículo en el que se transportaba, según versión de su esposa.
De acuerdo con la denuncia de Tiffany Hartley, su marido recibió un disparo en la cabeza, cuando paseaban sobre motos acuáticas en aguas mexicanas de la presa Falcón y fueron perseguidos por tres hombres armados en lanchas rápidas.
Sin embargo, el mandatario afirmó que, pese a los reclamos del gobernador de Texas, Rick Perry, y de los familiares de la víctima, hasta ahora, lo que saben las autoridades tamaulipecas sobre este supuesto homicidio ha sido de manera “extraoficial” y “en teoría”.
Agregó que han convocado a la esposa de Hartley para que acuda a declarar ante el Ministerio Público sobre las circunstancias en las que ocurrieron los hechos, por lo que desmintió la versión que apareció en la prensa este lunes, de que la Policía Ministerial del estado identificó a los hermanos Juan Pedro y José Manuel Saldívar Farías, alias "el 27" y "el 31", como los supuestos responsables de este crimen.
“(Eso) no es cierto, no tenemos a los responsables porque no sabemos ni qué pasó, en ese sentido esperemos que hoy o mañana podamos tener una declaración formal de la esposa para poder investigar a fondo”, puntualizó.
Afirmó que, hasta ahora, el gobierno de Tamaulipas sólo tiene conocimiento “extraoficial” de que la esposa de Hartley presentó una queja en el consulado de México en la ciudad de McAllen.
Hernández Flores confió en que una vez que se formalice la denuncia, el caso sea atraído por la Procuradurìa General de la República, pues el supuesto crimen se cometió en aguas federales y, según la versión de la esposa, fue cometido por bandas del crimen organizado.
Por último, el mandatario tamaulipeco reconoció que células del crimen organizado operan en aguas mexicanas de la presa Falcón, ubicada en el municipio de Guerrero, por lo que reiteró su demanda al gobierno federal para que refuerce la vigilancia en la franja fronteriza conocida como la “ribereña”.
“Hemos visto cómo se ha presentado la delincuencia organizada en ese y muchos puntos del estado, y del país”, declaró. “Por eso, a través del grupo interinstitucional de seguridad en el que participamos,  hemos sido reiterativos, de que en la zona ribereña, falta más fuerza federal para combatir a la delincuencia organizada.”