Ejecutan a El R2, capo del cártel de la Sierra

lunes, 11 de octubre de 2010

CHILPANCINGO, Gro., 11 de octubre (apro).- Autoridades ministeriales confirmaron la muerte de José Ángel Nava Marino, El R2, jefe de sicarios del autodenominado Cártel de la Sierra y sobrino de Jesús Nava Romero, El Rojo, exlugarteniente de Arturo Beltrán Leyva, El jefe de jefes, ambos abatidos por elementos de la Marina en diciembre pasado en un conjunto residencial de Cuernavaca, Morelos.
Nava Marino, quien fue identificado este lunes por sus familiares, fue encontrado ejecutado, el domingo pasado, en un basurero ubicado en las inmediaciones del poblado de Tuxpan, municipio de Iguala.
El capo presentaba dos tiros en la cabeza, huellas de tortura, tenía un par de calcetines en la boca y estaba amordazado con vendas, indica un reporte de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).
El hallazgo del R2 ocurrió horas después de que dos bandas criminales protagonizaron una balacera la noche del sábado en la ciudad de Iguala, que dejó un saldo de tres hombres acribillados.
Las víctimas fueron encontradas en el interior de una camioneta Mazda que estaba abandonada sobre la carretera federal Chilpancingo-Iguala, a la altura del poblado Rancho del Cura.
Los hombres abatidos fueron identificados como Pablo Dorantes de Jesús, de 60 años, y su hijo Luis Rodolfo Dorantes de 26, ambos radicados en Iguala, así como Cándido Adame Alquisiras, de 37 años, y originario de la comunidad Tlacotepec, municipio de Heliodoro Castillo, zona enclavada en la zona de la Sierra y lugar emblemático en la producción de enervantes.
Informes oficiales señalan que el cártel de la Sierra surgió hace tres meses en esta capital y se trata de una escisión de la estructura de los Beltrán Leyva.
El nuevo grupo de narcotraficantes, que mantiene el dominio de las plazas de Iguala, Taxco y Chilpancingo, así como buena parte de la Sierra guerrerense, en las últimas semanas se ha adjudicado una serie de ejecuciones ocurridas en la zona centro del estado.
En un principio, los operadores de El Rojo decidieron seguir al lado de Héctor Beltrán Leyva, El H, pero las pugnas los llevaron a deslindarse del hermano de El jefe de jefes y presuntamente ya operan bajo su propia cuenta.
Estos hechos de violencia son consecuencia de la disputa del corredor Acapulco-Cuernavaca que han protagonizado operadores de El H y de Edgar Valdez Villarreal, La Barbie, en que la ciudad de Iguala aparece como uno de los principales centros estratégicos de acopio y trasiego de armas y droga en la región centro de la entidad.
De acuerdo con reportes consultados por Apro, a esta batalla, que presagia mayor violencia, se han sumado células del cártel de La Familia michoacana que, en alianza con operadores de Ismael El Mayo Zambada y Joaquín El Chapo Guzmán, han expandido su dominio desde la región de la Costa Grande hacia la Tierra Caliente, ocupando diversas plazas que dominaba la erosionada estructura de los Beltrán Leyva.

Comentarios