Denuncia Clouthier bloqueo de Nava; se registra Ramírez Acuña para dirigir al PAN

jueves, 21 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 21 de octubre (apro).- Luego de acusar al  presidente del Partido Acción Nacional (PAN), César Nava, de haber “bloqueado” en enero su afiliación como militante, el diputado federal Manuel Clouthier Carrillo hizo público hoy su respaldo a Francisco Ramírez Acuña y se pronunció porque el próximo dirigente no sea “empleado” de Felipe Calderón.

En la misma ceremonia de registro de Ramírez Acuña, quien está aliado con el aspirante presidencial Santiago Creel --confrontado también con Calderón--, Clouthier tomó el micrófono para preguntarle si él sí le permitiría registrarse como militante, porque Nava se lo impidió.

“En enero de este año intenté afiliarme al PAN, le había solicitado a Luis Felipe Bravo Mena y a don Luis H. Álvarez que fueran nuestros padrinos y el señor César Nava, actual presidente, bloqueó esa afiliación mía precisamente hablando con alguno de los padrinos”, expuso el diputado federal, cuya intervención fue censurada en la versión estenográfica de la Secretaría de comunicación encabezada por Maximiliano Cortázar.

Ante los simpatizantes de Ramírez Acuña, entre ellos Creel, reunidos en el auditorio Manuel Gómez  Morín, el hijo de Manuel Clouthier del Rincón, candidato presidencial del PAN en 1988, calificó a Nava de ser “empleado” de Calderón y llamó a los consejeros nacionales a reflexionar su voto en la elección del 4 de diciembre.

“El PAN que yo espero debe ser un PAN que no esté dirigido por un empleado de Felipe Calderón. Para ejemplos tenemos a César Nava. No le cae bien al PAN un empleado con un criterio bien sencillo”, expuso Clouthier.

“Yo lo que creo muy importante, y el llamado que hago a los señores consejeros nacionales, a que entiendan la trascendencia y la altísima responsabilidad que tienen en este momento, que visualicen el partido que quieren formar cuando Felipe Calderón se vaya, porque si una certeza tenemos es que Felipe Calderón se va a ir de la Presidencia de la República en dos años y el PAN va a quedar”.

La pregunta es cómo quedará el PAN tras la elección del 4 de diciembre: “¿Cómo va a quedar? ¿Un partido débil o un partido fuerte? ¿Va a quedar un partido con principios o un partido pisoteado por sus principios? ¿Qué es el PAN que quieren dejar al margen incluso del propio proceso electoral del 2012?”.

La respuesta de Nava se produjo enseguida: No sólo se omitió la intervención de Clouthier en la versión estenográfica de la Secretaría de Comunicación, sino que más tarde se emitió un comunicado en el que, sin mencionarlo por no nombre, se trató de desmentirlo.

En el comunicado, a nombre del Comité Ejecutivo Nacional, se establecer que el proceso de afiliación al PAN “es libre y abierto a todos los mexicanos que quieran formar parte de Acción Nacional”, que durante 71 años se ha caracterizado por ser un instituto político incluyente y preocupado por las necesidades de todos los mexicanos.

“El proceso de afiliación es sencillo y fácil; se puede realizar desde la página de internet y el único requisito es la credencial de elector, sin ser necesaria la aprobación de ninguno de los miembros del Partido. El PAN reitera su compromiso con el desarrollo y bienestar de México y de todos sus habitantes, y mantiene sus puertas abiertas a todos los ciudadanos.”

Clouthier ha sido crítico de la “guerra” de Calderón contra el crimen organizado y fue amagado con la expulsión de la bancada del PAN luego de que, en febrero, en entrevista con el semanario Proceso, lo acusó de dar protección al cártel que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán.

Antes, en su discurso, Ramírez Acuña afirmó que el PAN “no es pertenecía de un grupo político”, y ofreció que el CEN debe ser “para llegar a acuerdos, no para tomar decisiones copulares”, que “combata la impunidad, que prevalezca y esté atento a seguir atacando a la corrupción que se ha generado y que se respeten nuestros Estatutos y se de cabida a todos los que buscan un lugar en Acción Nacional”.

Más tarde, se registró la senadora Judith Díaz Delgado, una panista protestante que dice defender su derecho a participar, y estaba previsto también la solicitud de registro de un panista abiertamente de la organización clandestina de El Yunque: Iván Manjarrez Meneses.