Tinker Bell. Hadas al rescate: mensajes telenovelescos

viernes, 22 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de octubre (apro).- Desde el punto de vista de un adulto, Tinker Bell: Hadas al rescate, es una mala película, pues la historia es bastante floja y predecible, los personajes están demasiados estereotipados, los chistes son malos… en fin, una película aburrida.

La historia gira en torno a Tinker Bell y una niña humana que cree en las hadas. La imprudente de Tinker Bell, junto con una amiga hada, Vidia, se introducen en una especie de casa de muñecas (o casa para hadas) construida por una pequeña humana, hija de un naturalista, el doctor Griffiths, quien se la pasa tomando registros de diversos bichos.

El padre de la niña tiene poco tiempo para ella, menos aún cuando comienza a platicarle sobre las hadas, y eso pone a la pequeña muy triste.

En parte por culpa de Vidia, Tinker Bell queda encerrada en la casita y es descubierta por la pequeña humana. Con el hada en su poder, la protagonista concibe una oportunidad para que su padre le haga caso y se enorgullezca de ella.

Pero hay un par de problemas: por un lado, si el  padre de la protagonista descubre a Tinker, seguro la llevará al museo y le pondrá un alfiler, como hace con los otros insectos, por otro lado, las hadas no deben tener contacto con los humanos.

Así pues, mientras Tinker pasa tiempo con la solitaria niña, su colega Vidia regresa a la aldea de las hadas por ayuda: Tinker debe ser rescatada de manera urgente.

Si bien la película es aburrida, lo curioso o lo malo del asunto es que las niñas que ven la película salen fascinadas por el personaje de Tinker Bell. Quizá el film Toy Story les gustó más, pero al menos la película, esta película, no las aburrió.

Eso lleva a pensar lo siguiente: uno podría hablar pestes de esta mala cinta, pero poco importa cuando se trata de un producto que va dirigido a los niños exclusivamente. Entonces, ¿qué deben saber los adultos que desean llevar a un niño a ver esta cinta?

De entrada, que probablemente se van a aburrir, puesto que la cinta no contiene guiño alguno para ninguno de nosotros, lo que no es necesariamente malo si los niños se divierten.

Por otro lado, habrá que hablar entonces del tema central, torpemente abordado: la incomprensión.

Por un lado, la personalidad impulsiva de Tinker y su cariño por los humanos convierte a nuestra hada protagonista en un bicho raro; de la misma manera, la incomprensión del doctor hacia su hija coloca a ésta en una situación bastante triste, en una soledad impuesta.

Al final, todo se resume en una llamada de atención a los padres para que pongan atención a sus hijos.

Tinker Bell: hadas al rescate, es de esas cintas con mensaje rosa, simplona, donde los niños son víctimas del indiferente mundo de los adultos, quienes parecen olvidar que, como dice el eslogan de Televisa, se vale soñar.

Comentarios