Pasarela de Ebrard y Lujambio en España

martes, 26 de octubre de 2010

MADRID, 26 de octubre (apro).- El jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard, confirmó hoy en la capital española su aspiración a la presidencia de México en 2012, en el congreso empresarial Nueva Economía Fórum. “Sí, por supuesto”, respondió directo.

En el desayuno informativo, celebrado en el hotel Ritz, Ebrard señaló la necesidad de que la izquierda mexicana presente un candidato único, porque “lo contrario sería una locura”.

Explicó que con Andrés Manuel López Obrador, el otro aspirante a la candidatura, mantiene “buenas relaciones, son buenas”, aunque matizó que cada uno tiene “acentos distintos y tácticas y estrategias diferentes”.

Recordó que el acuerdo que hay en el PRD es que el futuro candidato presidencial surja en un proceso de selección, a finales de la segunda mitad de 2011, por medio de encuestas para ver quién tiene la preferencia del electorado.

No obstante, Ebrard consideró que este proceso de selección debe ser abierto para incluir a los ciudadanos “independientes”, y no solo a los integrantes del partido.

“El acuerdo es que la izquierda deba tener un solo candidato, cualquier otra cosa es una absoluta locura, yo diría que sería ir en contra de lo que representamos en el país;  el acuerdo que es, hacia finales del segundo semestre del 2011, con el método de encuestas, fijar quien tiene la posibilidad de representar mejor a la izquierda, es la primera vez que se haría por esa vía”, explicó

Añadió: “Y veremos qué piensa la mayor parte del electorado, que son los independientes, porque si vamos a hacer una consulta interna, pero ni siquiera todos los que son militantes del partido, vamos a cometer un error estratégico, porque no le vamos a preguntar al grueso de los electores, ¿qué prefieren?, ¿qué les gustaría?”.

No obstante, reconoció que su propuesta de que sea abierto el proceso, “no es popular entre las burocracias de los partidos, pero entre la población eso si es popular, y es lo que vamos a hacer”.

--Sería la primera vez que la izquierda llegaría al poder, le planteó el moderador, el periodista Antonio San José.

--Porque no nos han dejado, pero esta vez vamos a ver, ironizó Ebrard.

Marcelo Ebrard fue presentado ante la audiencia por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, quien lanzó múltiples elogios del jefe de gobierno del DF, de quien dijo es “el sucesor natural de (Andrés Manuel) López Obrador”, con “un estilo muy distinto”.

Recordó el “estado de bienestar” alcanzado en el gobierno, y dijo que su admiración y respeto es porque Ebrard será uno “de los grandes líderes mexicanos”, y que en las próximas elecciones en México “será un protagonista de los mismos”.

En su intervención, Ebrard dijo que uno de los problemas más importantes de México es que tiene una agenda muy conservadora. “Llevamos 20 años hablando de lo mismo y no vamos a seguir adelante si seguimos discutiendo sobre lo mismo. Tenemos una agenda del siglo pasado y necesitamos una para este siglo”.

Ebrard privilegió los eventos que tiene organizados con el alcalde madrileño, y  dejó plantados a los asistentes al Foro México entre el Norte y el Sur, organizado por la Fundación Botín, en la que aparecía su nombre.

En cambio, el secretario de Educación de Felipe Calderón, Alonso Lujambio con quien compartiría mesa, se lanzó abiertamente a criticarlo.

--¿Qué opina de que no esté aquí el señor Marcelo Ebrard como se anunció?

--Lamento que la cultura del debate no se acabe de establecer entre los políticos mexicanos, dijeron que estaría aquí, se comprometieron y me parece lamentable su ausencia, dijo.

Al hablar con periodistas mexicanos, antes de iniciar su intervención en el foro, Lujambio dijo que el debate es “una cosa que urge en México y urge debatir en México, necesitamos deliberación y debate, (y) estoy aquí para deliberar y debatir”.

El funcionario federal consideró que las elecciones en México serán competidas y con la certeza de que “mi partido dará la batalla y volverá a ganar la presidencia de la República”.

Con respecto a su aspiración de ser candidato, Lujambio dijo, “estoy a la espera de que los tiempos se determinan para fijar mi posición. A mí me agrada muchísimo que mis correligionarios, los miembros de mí partido en México estén pensando en mí, pero ahora estoy particularmente dedicado a asuntos que tienen que ver con la agenda educativa”.

Dijo no ser “practicante del deporte nacional del futurismo, estoy dedicado a lo mío pero muy interesado, por supuesto, en el modo en que está evolucionando la política mexicana”.

Aunque no estuvo en el evento organizado por la Fundación Botín, a media mañana, Marcelo Ebrard fue recibido en el consistorio de la ciudad de Madrid, donde recibió el título de visitante ilustre de la capital española, de manos del alcalde Ruiz Gallardón, y ante los representantes del resto de las fuerzas políticas en el cabildo.

Ruiz Gallardón quien aludió a que ambos tienen aspiraciones comunes—Gallardón es el político mejor valorado de España—dijo en su discurso que en el caso de la Ciudad de México llama la atención “por los grandes logros conseguidos por Marcelo Ebrard en renglones de importancia vital para el país, como es la lucha contra la delincuencia y la violencia en todas sus expresiones”.

“Su concepción amplia del problema que no se limita a combatir las manifestaciones externas de esto, sino que se interroga en las causas sociales que los generan, en un clima de desequilibrios y falta de perspectivas para los jóvenes, se explica por la vida cotidiana de un gobierno”.

Recordó que este reconocimiento para la ciudad por medio del jefe de gobierno capitalino, también es para corresponder al gesto de cortesía y amistad que le demostró hace año y medio, cuando le entrego la medalla de la ciudad de México y el pergamino de huésped distinguido.

“Con todo, hay un componente personal en este reconocimiento, por encima  de la afinidad ideológica que tengamos en la figura de Ebrard, la primera es el pragmatismo, cualidad poco entendida de aquellos que conciben la política como un catálogo de ideas más o menos abstractas y no como una dura negociación con la corriosa realidad; pragmatismo con la que se lucha a diario por el fin de mejorar la vida de sus conciudadanos”, dijo.

Añadió: “A la vista de tus metas y tus actitudes, creo que Marcelo Ebrard es uno de los políticos más eficaces de toda América Latina, y que por ello cuenta con muchas posibilidades ser considerado por sus conciudadanos para ser un artífice de transformaciones y de las reformas”.

En uno más de sus elogios, Gallardón dijo de Ebrard que es “un ejemplo de compromiso en el entorno urbano donde ha desarrollado toda su política, según recuerda él mismo, ese compromiso se despertó en los primeros momentos después del sismo que México padeció en 1985, cuando casi al mismo tiempo que los edificios se derrumbaban saltaban las primeras acciones de solidaridad entre sus ciudadanos”.

También dijo que “en lo que no puedo dejar de coincidir con Ebrard”, es en la convicción que cualquier sociedad se tiene que trazar un horizonte ambicioso en términos de desarrollo urbano, que sirva de inspiración a sus ciudadanos”.

Ebrard señaló que la relación entre Madrid y la Ciudad de México ha sido históricamente muy cercana, muy estrecha, “allá decimos que en México se piensa mucho en Madrid, hasta una canción tenemos”, pero recientemente se ha intensificado aún más “y tenemos muchos temas en común”.

“Yo diría que estamos en el mejor momento de la relación entre las dos ciudades en muchos años, y así seguirá en los próximos años, porque tenemos aspiraciones comunes”, dijo Ebrard.

El jefe de gobierno del DF estuvo acompañado por el líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas y por Rafael Tovar y de Teresa.

Comentarios