Condena Calderón ejecuciones masivas en Juárez, Tijuana y Tepic

miércoles, 27 de octubre de 2010

MÉXICO, 27 de octubre (apro).- El presidente Felipe Calderón condenó la ejecución masiva  de jóvenes en diferentes puntos del país, que ha arrojado un saldo de 42 muertos en menos de una semana y llamó a terminar con las “diferencias estériles” y “recriminaciones mezquinas” entre políticos, porque la división de la clase política es lo que más beneficia a la impunidad y al crimen organizado.
    Al encabezar la tercera etapa del Diálogo por la Seguridad, para construir una política de Estado, celebrada en Cuernavaca, Morelos, Calderón envió sus condolencias a los deudos de las víctimas de las ejecuciones masivas en Ciudad Juárez, Chihuahua; Tijuana, Baja California, y Tepic, Nayarit; y solicitó guardar un minuto de silencio.
    El presidente calificó los hechos como “actos de barbarie homicida” propiciados por la “ciega y desesperada guerra intestina” en los diferentes grupos del crimen organizado que se disputan el control de las plazas, quienes “asesinan sin piedad y sin escrúpulos” a muchos inocentes.
    “Nada justifica esos condenables actos de barbarie, porque arrebatan la vida a personas y jóvenes que luchaban por salir adelante, vivir en paz y libertad”, subrayó Calderón.
Estos hechos, agregó, “llenan de indignación y son agravio contra toda la sociedad”.
    Más adelante, el presidente hizo un llamado a acabar con las “diferencias estériles” y “recriminaciones mezquinas” entre políticos, ya que la impunidad y el crimen organizado son los principales beneficiarios de la división entre la clase política.
    Aunque reconoció que en la sociedad priva una sensación de “incertidumbre y pesar”, aseguró que sí es posible someter a la delincuencia. De lo que se trata, agregó, es de dejar una "herencia de paz, legalidad y justicia" para las futuras generaciones.
Calderón insistió en su llamado a la unidad: "Es preciso poner fin a diferencias estériles entre autoridades, sea por razones político partidistas o de cualquier otra índole, en la cual una recriminación mezquina entre actores políticos a nada conduce; y subordinar entre todos la coyuntura al deber y su cumplimiento.”
    En ese sentido, señaló la necesidad de hacer a un lado las “excusas” sobre la responsabilidad, y dar paso a una actitud de decir “sí me corresponde y actuaré en consecuencia”. A la ciudadanía, demandó “ojo crítico” para exigir cuentas a sus autoridades.
    “Un seguimiento objetivo, crítico, perfectamente medible de la evolución de la criminalidad y que sean, precisamente, los ciudadanos, no sólo las autoridades quienes identifiquen qué funciona y qué no funciona", agregó.
    Por otra parte, Calderón refrendó la "total apertura" de su gobierno para corregir lo que deba corregirse de la estrategia anticrimen.
Calderón ha encabezado el Diálogo por la Seguridad en el Campo Marte, de la Ciudad de México, y en Ciudad Juárez, Chihuahua.