Rechaza ONU que "cascos azules" sean la solución a la violencia

jueves, 28 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 28 de octubre (apro).- El representante residente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en México, Magdy Martínez Solimán, rechazó que la intervención de los “cascos azules” sea una medida eficaz para combatir la delincuencia generada por el crimen organizado.
    Por su parte, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México deploró las cuatro ejecuciones que se han registrado desde el fin de semana; y condenó el asesinato de cuatro mujeres y un hombre en Villa Juárez, Chihuahua, cometidos este día por un grupo armado.
    En entrevista, Martínez Solimán dijo que, en todo caso, México podría solicitar “apoyo o acompañamiento” para enfrentar a los cárteles de la droga y al crimen organizado, “pero nunca intervención”.
    “No se requiere intervención de los ‘cascos azules’ de la ONU, ni de ninguna otra instancia internacional o de algún país en particular”, afirmó.
    En noviembre del año pasado, empresarios de Ciudad Juárez, Chihuahua, solicitaron la intervención de los “cascos azules” ante el recrudecimiento de la violencia en esa metrópolis fronteriza. Tres meses más tarde, la misma petición fue lanzada por diversos organismos no gubernamentales.
    Este jueves, pese a la ola de masacres de jóvenes en Ciudad Juárez, Tijuana, Tepic y el Distrito Federal, que han dejado casi 50 muertos en menos de una semana, el diplomático desestimó la gravedad de tales hechos.
    Afirmó que se trata de acciones “muy focalizadas” que no inhibirán el crecimiento del país.
Se trata de hechos que se no se pueden interpretar como un hecho dirigido específicamente hacia algún grupo social en particular, a pesar de que hayan sido jóvenes las víctimas, afirmó Martínez Solimán.
Después de la presentación del Informe Mundial de Migración elaborado por la ONU, Martínez Solimán descartó que el recrudecimiento de la violencia  frene el desarrollo de México.
El representante de la ONU en México aclaró que la violencia no suele estar ligada al desarrollo de los países, “como podría pensarse”.
    A su juicio, la ola delictiva es una “estrategia” de la delincuencia para generar miedo, sin discernir o discriminar entre las víctimas.
    Más tarde, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México deploró las masacres de jóvenes, las cuales calificó como “hechos de alto impacto”, y demandó a las autoridades que redoblen esfuerzos y adopten medidas eficaces para garantizar la tranquilidad de la ciudadanía.
    A través de un comunicado el organismo de las Naciones Unidas condenó enérgicamente el "alevoso asesinato indiscriminado" acontecido la madrugada de hoy en Villa de Juárez, Chihuahua, en el cual al menos tres mujeres y un hombre perdieron la vida y 14 personas resultaron heridas cuando los tres autobuses en los que viajaban fueron emboscados por un comando.
    El organismo internacional consideró necesario que se investiguen de manera pronta y diligente los sucesos con el fin de capturar, juzgar y sancionar a los responsables.

Comentarios