Alcalde de Juárez rinde su último informe de gobierno

miércoles, 6 de octubre de 2010

CIUDAD JUÁREZ, Chih., 6 de octubre (apro).- El alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferrriz, pidió juzgar su administración en el contexto que le tocó gobernar la metrópoli más violenta del mundo, acosada por el crimen organizado que “no dejó espacio sin tocar ni ámbito en el que no imprimiera su huella de destrucción, muerte y desesperanza”.
    Durante su tercero y último Informe de Gobierno –concluirá su gestión el próximo domingo 10--, Reyes Ferriz admitió que le tocó encabezar un “gobierno inédito”, en alusión a la violencia que se recrudeció desde que el presidente Calderón declaró la “guerra” al crimen organizado.
“Resaltar lo anterior no obedece a un recurso retórico, sino a una necesidad de exposición, porque es importante entender el entorno en el que se llevó nuestra gestión de gobierno, para adoptar la óptica adecuada a la hora de evaluar el trabajo realizado y el que faltó por realizar”, dijo el alcalde.
Refyes Ferriz aclaró: “Gobernamos en el ojo de una tormenta perfecta, una tormenta cuyo eje principal fue la violencia derivada de las actividades del narcotrafico… que no dejó espacio sin tocar ni ámbito en el que no imprimiera su huella de destrucción, muerte y desesperanza”.
Agregó que le tocó “gobernar para una comunidad golpeada, desilusionada, acosada por el temor y muchas veces huérfana de respuestas de los niveles de gobierno, a cuya competencia correspondia, en primer lugar, atender su compleja problemática”.
    Celebrado en el Centro Cultural Paso del Norte, ante 1,500 personas, el alcalde de la ciudad catalogada como la más violenta del mundo, estuvo acompañado en el presídium, por el gobernador César Duarte Jáquez.
“Sabemos que los pasos dados por este gobierno en la formulación de soluciones serán, por su propia naturaleza, irreversibles. Pero la actitud de indiferencia oficial durante décadas, ante un entorno que se deteriora desde sus cimientos, debe de desterrarse.
Hacer un bosquejo del escenario en el que transitó la administración municipal 2007-2010, destacó, debe de permitir una valoración justa. “Por valoración justa –aclaró-- no se entiende el aplauso… El nuestro no fue tiempo para aplausos, sino como dijo un gran estadista inglés, fue tiempo de sangre, sudor y lágrimas.”
A la mitad de su mensaje, agradeció la participación del gobierno federal en el patrullaje de las calles a partir de que inició la el Operativo Conjunto Chihuahua.
Destacó que durante su administraicón para atacar el problema de las adicciones se realizaron campañas permanentes de información, orientación y rechazo a las drogas, principalmente contra las metanfetaminas.
“Y en materia de seguridad policial, se transformó a la policía municipal, infiltrada por el crimen, por una estrictamente seleccionada, militarmente entrenada y orientada al compromiso con la sociedad. Integramos una fuerza de 3 mil nuevos elementos, hombres y mujeres jóvenes”, dijo.
Sin embargo, aclaró que muchos de ellos han caído en el cumplimiento del deber por “las balas de los cobardes”, pero la convicción de servicio para recuperar la confianza ciudadana, se mantiene firme en las filas de la secretaría de seguridad pública municipal.
Aceptó que queda mucho por hacer para contener la delincuencia, “pero, al menos, hoy, se tiene la certeza de que la policía municipal no está en manos del crimen organizado y que programas como policía encubierto, desarme de pandillas, botones de pánico y Crimme Stoppers”, seguirán dando resultados.
“¡Nunca más policías pagados por el pueblo y actuando como sus verdugos bajo la dirección del narcotráfico…nunca más el triste espectáculo de funcionarios de seguridad al servicio del trasiego de la droga!”, subrayó.
Asimismo, reconoció que tiene una deuda con las familias de las personas inocentes que cayeron durante el combate contra el narco.
“Cuando quisieron sitiar la ciudad, los juarenses resistieron los embates de las amenazas de muerte, de la calumnia, de la descalificación, de la presión política y de la incomprensión pública”, recordó.
Por su parte, el gobernador Cesar Duarte, en su intervención, aseguró que su gobierno asume el compromiso de limpiar esta frontera del 2azote de los grupos delictivos que encabezan esta guerra sangrienta”.