Palabras de Calderón, agresión directa a 15 millones de votantes: Navarrete

miércoles, 6 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 6 de octubre (apro).- Los senadores perredistas Pablo Gómez y Carlos Sotelo García calificaron como un “disparate” las declaraciones del presidente Felipe Calderón, quien, en declaraciones a W Radio, manifestó que todavía sostenía que Andrés Manuel López Obrador representa “un peligro para México”.
No menos vehemente fue la respuesta del coordinador de la bancada, Carlos Navarrete, quien consideró que dicha declaración es “una agresión directa” no sólo contra el excandidato presidencial perredista sino contra 15 millones de ciudadanos que votaron por él.
“Un publicista español le vendió la idea a Calderón para ser publicitada de que Andrés Manuel era un peligro para México. Eso es desmeritar mucho a México, una persona no puede ser un peligro para un país”, advirtió Pablo Gómez.
A su vez, el senador Carlos Sotelo, quien rompió en meses pasados con la corriente Nueva Izquierda que controla al PRD, recordó que la reacción de Calderón es similar a la “furibunda reacción” de Jesús Ortega, Jesús Zambrano y Carlos Navarrete, tras la gira de López Obrador en el Estado de México para oponerse a la alianza con el PAN.
“Hoy se les han colocado los reflectores y se ha evidenciado su liga, no con el PAN, con el gobierno de Felipe Calderón”, sentenció Sotelo.
“Están muy aliados, muy coordinados, muy entendidos, sin duda les preocupa que en el Estado de México pudiera no concretarse su estrategia”, abundó el senador colimense.
Sotelo recordó que López Obrador no ejerce ningún cargo público, ni tiene función de gobierno, y que por ello es indebida la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para suspender sus spots televisivos.
Navarrete no mencionó la disputa interna, pero calificó de “inexplicable” que Calderón recurra a la frase de la campaña de guerra sucia de 2006 contra el PRD y López Obrador.
“Repetir la frase, endilgársela nuevamente a un dirigente opositor de izquierda y ratificar el ataque del 2006 diseñado por publicistas con toda la intención de dañar la imagen de uno de los contendientes, es la peor manera de preparar el proceso sucesorio del 2012”, sostuvo Navarrete.

Comentarios