El oro del Rhin y Robert la Page

viernes, 8 de octubre de 2010

MÉXICO, DF, 8 de octubre (apro).- El Metropolitan Opera House es una institución que difunde --y vende-- sus puestas en escena entre aquellos que no tienen la posibilidad de asistir a su sede en el Lincoln Center, en la ciudad de Nueva York.

Primero fueron las ya tradicionales transmisiones radiales, iniciadas en 1931. Gracias a ellas millones de amantes del arte lírico han estado pendientes, sábado a sábado, de lo que sucede en esos escenarios.

A partir de los sesenta, tocó el turno a la televisión, que llevó a los hogares estadunidenses algunas piezas importantes y realizó unas cuantas series.

Este ímpetu por compartir inició una nueva etapa el 30 de diciembre de 2006 cuando el Met hizo su primera transmisión en alta definición La Flauta Mágica, de Mozart, en la producción de Julie Taymor.

Desde entonces, cada vez más personas alrededor del mundo han disfrutado, año con año, de la oportunidad de meterse hasta la cocina misma de la casa de ópera.

A través de una sofisticada producción audiovisual, es posible escuchar, tras bambalinas, las entrevistas a los cantantes favoritos mientras se preparan para salir a escena. Las pantallas gigantes permiten distinguir detalles que no pueden apreciarse en el teatro. Y, por supuesto, la experiencia se complementa con un audio de gran calidad.

El próximo mes de octubre, el proyecto inicia su quinta temporada. Se espera que la recaudación supere los 20 millones de dólares y que un millón de personas, aproximadamente, en más de 700 teatros y auditorios de cuatro continentes, disfruten de un total de 12 presentaciones.

El programa luce más que interesante e incluye siete nuevas producciones, entre las que destacan la puesta en escena de Robert Lepage de El Oro del Rhin, de Wagner.

¿Quién es Robert La Page? Para muchos el heredero del gran espectáculo teatral, un gran director canadiense que ha logrado la cumbre de la creación con sus piezas La trilogía del dragón y, más recientemente, con Lipsynch, que se presentó en la mítica Brooklyn Academy of Music.

Épico, global en su perspectiva de la vida, revela en cada una de sus puestas en escena las fascinantes e intricadas líneas de las conexiones humanas. El oro del Rhin no es la primera propuesta en que el gran director incluye danza, teatro y música en sus espectáculos. Hace algunos años estreno Barba Azul con gran éxito.

En México será posible seguir las transmisiones en el Auditorio Nacional del Distrito Federal y el Teatro Diana, en Guadalajara, Jalisco.

El espectáculo de Le Page, cuyos boletos están agotados en la Gran Manzana desde hace seis meses, es un acercamiento a lo mejor de la danza, el teatro y la ópera del mundo. Sólo creadores como Bob Wilson y Peter Brook pueden considerarse de su nivel.

Sin embargo, aunque sea a través del video es fundamental apreciar la obra de Le Page.

 

Comentarios