Para entender a la UNAM, de Juan Ramón de la Fuente

viernes, 8 de octubre de 2010

MÉXICO D.F., 8 de octubre (apro).- Dentro de la colección “para entender” de Nostra Ediciones (México/España), el exrector Juan Ramón de la Fuente acaba de publicar La Universidad Nacional Autónoma de México.

En la colección, dividida en apartados como Literatura, Sociología y Debates de actualidad, es éste donde se edita el cuaderno, estructurado en tres capítulos: ¿Quiénes hacen la UNAM?, ¿Qué se hace en la UNAM? y ¿Cómo se ha forjado la UNAM?

          Además, escribe la introducción “La UNAM en el nuevo milenio”.

Una bibliografía y un prólogo acompañan al libro de 60 páginas, éste escrito por el actual rector de la UNAM José Narro Robles, que es el siguiente:

La Universidad Nacional Autónoma de México es una de las grandes instituciones del país. En distinto momentos, desde los fundacionales hasta nuestros días, lo ha sido. Durante más de cuatro siglos y medio con denominaciones distintas, capacidades diversas y resultados variados, la universidad o sus establecimientos académicos han estado junto a la nación y sus problemas. EL estudio, la formación de recursos humanos, la generación de nuevos conocimientos, la elaboración de propuestas para el desarrollo del país, la difusión de la cultura  e incluso la prestación de servicios, han sido tareas fundamentales de los universitarios.

          Con el inicio del siglo XX, en el marco de las conmemoraciones del centenario de la Independencia y con la convicción de la pertinencia de que  México contara con una Universidad nacional, Justo Sierra impulsó y consiguió su apertura. Esa institución, nacida unas semanas antes del movimiento social más amplio y convulso que haya vivido nuestra sociedad en su historia, resultó clave para el progreso de la nación. En un siglo se prepararon cientos de miles de profesionales con calidad científica, con sentido humanista y con compromiso social. Numerosos campos de la vida colectiva se beneficiaron de los logros de la UNAM : la salud, la educación, la infraestructura, la ciencia, el arte y a cultura, son sólo algunos de los apartados que registran sus aportaciones.

          Los universitarios han participado en todo momento en la construcción del régimen de libertades de la sociedad nacional. Su pensamiento ha fortalecido la identidad del mexicano, ha reivindicado sus mejores causas, ha contribuido a vigorizar la democracia, ha servido de ejemplo de autonomía, de pluralidad y de tolerancia, en pocas palabras ha formado y forjado parte de la historia del siglo XX de México. Sus mujeres y sus hombres han sido motivo de orgullo del país y sin ellos la grandeza nacional estaría incompleta. Por ello he sostenido y lo reitero: México no sería el mismo sin la UNAM , y por supuesto tampoco sería mejor.

          Al cumplir su primer centenario, es oportuno revisar y discutir el camino recorrido, los logros y los pendientes. A esta tarea contribuye un universitario conocedor de la materia. El doctor Juan Ramón de la fuente tiene los atributos para plasmar en esta obra los conceptos, datos y argumentos que le permites al lector comprender lo que es y representa la Universidad Nacional Autónoma de México. De manera sencilla y emprende una tarea compleja. Para lograrlo, De la Fuente inicia la labor ubicando el nuevo milenio, sus grandes posibilidades y sus paradójicas realidades. En ese marco ubica a México y a la UNAM.

          Para continuar con la tarea que se impuso y para alcanzar su objetivo de hablarle, especialmente, a los jóvenes, el autor decide plantear tres grandes preguntas que busca responder con la fuerza de los datos y de la inteligencia y sin dejar fuera el poder del alma y el amor por la institución. Por ello describe en una primer parte a los actores de la epopeya, a quienes hacen la tarea universitaria en su cotidianidad, a los académicos y los estudiantes. En las páginas de ese apartado acompañan a las cifras algunos de los valores de la comunidad.

          El segundo capítulo describe el quehacer de la casa de estudios. La docencia, la investigación, el resguardo de la riqueza cultural y natural que le ha confinado el país, la difusión de la cultura y el deporte se registran de manera excepcional. Finalmente, el tercer apartado analiza la biografía de la UNAM: sus orígenes y su desarrollo. Las grandes fechas se hacen presentes en el capítulo. La fundación en 1551, el carácter nacional de 1910, la autonomía de 1929 o la gesta de 1968 son sólo algunas de las efemérides consideradas. La ubicación de la Universidad Nacional en el mundo y la mirada que se dirige al porvenir completan la faena.

          Del autor se pueden decir muchas cosas. En esta oportunidad sólo sostendré que se trata de un destacado universitario que tiene la preparación, el conocimiento, la experiencia y la jerarquía que se requieren par que sus dichos adquieran una valoración mayor. La aportación del doctor De la Fuente tiene múltiples destinatarios. Para quienes se aproximan por vez primera a la UNAM , la obra les resultará de gran utilidad. Aquellos que conocen a la institución tendrán mayores argumentos para valorar a nuestra universidad. Par los que son sus detractores profesionales, la lectura les generará una doble condición. De una parte tendrán nuevos argumentos para debatir y por la otra se les presentará la oportunidad de revisar su contenido para entender la Universidad Nacional Autónoma de México. A todos les deseo que aprendan  y disfruten de esta aportación.

 

Comentarios