Madre e hija hondureñas se reencuentran en México

miércoles, 10 de noviembre de 2010

PUERTO VALLARTA, Jal., 10 de noviembre (apro).- Después de 20 años de no tener noticias de su hija, Emeteria Martínez, una mujer centroamericana que forma parte de la caravana de Madres y Familiares de los Migrantes Hondureños Desaparecidos y que actualmente se encuentran en México, pudo por fin el pasado sábado 6, de manera fortuita, conseguir el anhelado reencuentro.

Las circunstancias en que Emeteria dio con su hija son de telenovela: Resulta que uno de sus nietos de origen mexicano, Gregorio, el mayor, se dio a la tarea de buscar por internet quienes eran las mujeres de la Caravana que habían viajado desde Tegucigalpa hasta la Ciudad de México, sede del Foro Mundial de Migración y Desarrollo, para reclamar a los gobiernos participantes acciones concretas para encontrar a sus familiares.

Ya con la lista en mano buscó y encontró el nombre de la abuela que no conocía, Inmediatamente, se lo comunicó a su mamá Ada Marlén Ortiz Martínez, quien salió de su casa a los 17 años en busca del “sueño americano”, y se pusieron en contacto con ella, vía internet.

El pasado sábado 6, Emeteria y Ada Marlén finalmente se volvieron a ver. La ahora mujer de 38 años vende perfumes en la central de abasto de Ecatepec; está casada y tiene tres hijos.

“Ella me dijo que tenía miedo de comunicarse conmigo porque hay tanta maldad en la gente”, explicó Emeteria

También comentó que pese a los años, la situación migratoria de su hija Ada sigue siendo de ilegal, pero como sucede en estos casos cuando son difundidos por los medios de comunicación, ahora el gobierno calderonista ya se ofreció a tramitar su residencia legal porque ya está casada y tiene hijos en México.

El pasado 2 de noviembre, la señora Emeteria dijo en Arriaga, Chiapas, que tenía la seguridad de que su hija estaba viva, a pesar de que hacía 20 años que no tenía noticias de ella. Desde que dejó su país, en 1989, con destino a Etados Unidos.

Ataviada con una playera roja con la leyenda: “Fortaleciendo lazos de unidad fuera de fronteras con todos los migrantes”, arribó al Foro para entregar el pronunciamiento de esta agrupación que nació hace diez años y se consolidó en 2004. Movimiento al que también se han unido solidariamente las madres y familiares de migrantes salvadoreños.

“Tenía 20 años buscando a mi hija, de estar esperando este momento. El sábado encontré a mi hija en México. La encontré que iba gritando por las calles y por internet. Sus hermanas la buscaban, pero la suerte quería que encontrara a mi hija. Ella está casada, tiene 3 hijos y creo que es suficiente, sería muy bueno y ella siente recelito porque no tiene sus documentos. Salió por el sueño americano y la pobreza de nosotros los humildes que no tenemos un trabajo porque no hay una fuente. La gente en Honduras que no puede trabajar. Yo si estoy agradecida con los mexicanos porque me han apoyado”, mencionó.

Doña Emeteria contó que Ada Marlén, su hija, nunca pudo llegar a Estados Unidos porque se quedó en México a conseguir recursos para vivir.  

Aunque agradeció a las autoridades mexicanas por haber cuidado a la caravana y ahora facilitar la situación migratoria de su hija, Elvira Arellano, de Familia Latina Unidad Sin Fronteras, del Movimiento Migrante Mesoamericano, parte del movimiento mundial alternativo de los pueblos en movimiento y del Tribunal Internacional de Conciencia, resaltó que el gobierno mexicano no tuvo nada que ver con que Emeteria encontrara a Ada Marlén.

“Fue la difusión de la caravana en los medios de comunicación, nada más”, aclaró.

“Básicamente, en esta reunión nosotros hemos aclarado nuestra posición contra el foro mundial, realmente nosotros creemos que no tiene credibilidad porque no representa los intereses del migrante, solamente de aquellas corporaciones que quieren tener al migrante explotándolo”, destacó Arellano.

Consideró que el caso de los 72 migrantes asesinados en San Fernando, Tamaulipas, es muy preocupante porque el gobierno mexicano solamente les está ofreciendo disculpas, pero no está resolviendo el problema y los migrantes siguen siendo botín del crimen organizado.

“Nosotros queremos que el gobierno mexicano se ponga a trabajar para poder tener credibilidad”, indicó.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Alden Rivera Montes, destacó que tienen registrados de manera oficial 600 hondureños desaparecidos; y las madres dijeron que entregaron 200 expedientes más a las autoridades mexicanas; lo que suma 800 expedientes en diez años.

Comentarios