23, los ejecutados este jueves

jueves, 11 de noviembre de 2010

MEXICO, D.F., 11 de noviembre (apro).- Una nueva jornada de violencia dejó un saldo de 23 muertos en los estados de Nuevo León, Guanajuato, Sinaloa, Tamaulipas y Sonora, en hechos presuntamente vinculados con el crimen organizado.
En Monterrey un hombre fue encontrado ejecutado a balazos en el interior de un automóvil compacto.
En el capacete del automóvil Chevy, color blanco, con placas de Nuevo León, fue colocada una cartulina con una amenaza inscrita dirigida a los policías municipales de Monterrey y hacia un grupo no especificado de la delincuencia organizada.
El hombre fue identificado por sus familiares como Daniel Almaguer de 33 años, quien trabajaba como contratista.
El coche fue encontrado abandonado a las 10 de la mañana en la calle JJ Lozano, frente aun terreno baldío de la colonia Coyoacán.
El cuerpo, con un balazo en la nuca, estaba en la cajuela del auto.
Más tarde, las autoridades policiales reportaron que un hombre que se transportaba en una motocicleta fue asesinado a balazos en la colonia Nueva Madero, al oriente de Monterrey, desde un automóvil en marcha.
A unas cuadras de ahí, otra persona resultó con heridas de bala en el abdomen, muslo y brazo derechos.
El motociclista, que circulaba por la calle, fue alcanzado por personas que aparentemente se desplazaban en un coche, desde donde abrieron fuego.
El herido, identificado como Gabriel García, estaba tirado en el cruce de las calles Emiliano Zapata y 21 de Marzo, de la misma colonia, a unas cuadras de donde ocurrió la otra balacera.
            En tanto, hombres armados dispararon y arrojaron granadas contra la casa de un comandante de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), al norte de Monterrey, sin que se reportaran lesionados.
            Al parecer, la familia del jefe policiaco, identificado sólo como “el comandante Paco”, se encontraba en la vivienda, ubicada en la calle Collera casi esquina con Quijera, en la colonia Fomerrey 113.
           Testigos señalaron que, a las 18:30 de hoy, esos sujetos, armados con fusiles, descendieron de taxis y dispararon contra la fachada de la casa, que presentaba más de 12 impactos, al parecer, de grueso calibre.
            Minutos después escaparon.
           Al lugar llegaron unos 50 elementos de la AEI, que acordonaron el área. La calle frente fue bloqueada por patrullas.
            El director de la AEI, Adrián de la Garza, llegó al lugar, así como  elementos del Ejército.
            Hasta las 21 horas no había sido proporcionada información oficial sobre el incidente.
            Este es el segundo ataque contra un jefe policiaco en los últimos días. El pasado 4 de noviembre, un comando armado persiguió y ejecutó en calles del municipio de Guadalupe a Carlos Reyes Almaguer, jefe de escoltas del alcalde de San Pedro, Mauricio Fernández Garza, horas después de que dejara al edil en su domicilio, tras rendir su primer informe de actividades.
    En tanto, en Guanajuato, cuatro personas fueron ejecutadas en la región de Celaya y los Apaseos, en un repunte de la violencia del crimen organizado en esta zona.
Al menos uno de estos crímenes fue reivindicado por Los Zetas, que acusaron a la víctima de colaborar con La Familia Michoacana.
    El lunes pasado murieron asesinadas dos mujeres en una calle de la comunidad de Rincón de Tamayo, que pertenece a Celaya, la plaza más disputada entre La Familia Michoacana y Los Zetas en Guanajuato.
    Al día siguiente, el cuerpo de un hombre fue hallado en un camino del municipio de Apaseo el Grande, cerca de donde se construye el nuevo auditorio municipal. El cadáver tenía dos disparos en la cabeza y estaba atado de pies y manos con cinta canela, la cual también le cubría el rostro.
    La víctima fue identificada hoy como Eduardo Moreno Rico, de 25 años, quien vivía en la colonia Jardines del Sur, en Celaya, y había estado recluido en el Centro de Readaptación Social de Puentecillas, en la capital del estado, presuntamente involucrado en robos de automóviles, informó el subprocurador Armando Amaro Vallejo.
    El funcionario explicó que Los Zetas se adjudican la ejecución de Moreno Rico, al que señalaron como “secuestrador y colaborador de La Familia Michoacana” en una cartulina que dejaron junto a su cadáver.
    En tanto, esta mañana fue hallado el cuerpo sin vida de un presunto vendedor de drogas, quien recibió un disparo en la cabeza y quedó tirado a unos metros de su domicilio, en la avenida Enrique Fernández de Apaseo el Alto.
    Blas Montes Almaguer, de 57 años, murió alrededor de las 8 de la mañana a consecuencia de los disparos que recibió.
    Montes era originario de Tamaulipas, aunque llevaba varios años radicando en Apaseo el Alto. Su nombre apareció en por lo menos dos expedientes del Ministerio Público Federal relacionados con la venta de drogas, la última el 20 de agosto pasado.
    Hoy también se informó que otro hombre recibió dos disparos de sicarios que lo esperaban a bordo de una camioneta blanca, en las inmediaciones del Tianguis de Celaya.
    José Arturo Macay González resultó gravemente herido por los disparos de un arma calibre 38 súper y fue trasladado a un hospital de la localidad, señaló el subprocurador Armando Amaro.
    En Culiacán, Sinaloa, dos mujeres fueron baleadas en su domicilio, ubicado en la colonia Huizaches.
Una de ellas, Wendy María Román Álvarez, de 25 años, falleció en el lugar de los hechos.
El ataque se produjo poco después de las 23:15 horas, cuando dos individuos llegaron en un auto compacto, tocaron la puerta y al momento que la abrieron, les dispararon.
En Tamaulipas, la violencia en los municipios rurales de la entidad sigue al alza: hoy fueron encontrados los cuerpos de 11 personas ejecutadas entre los municipios de Jiménez y San Fernando.
De acuerdo con fuentes ministeriales, una de las víctimas podría ser el exsecretario de Obras Públicas de San Fernando, Marco Samuel Herrera Rangel.
Como se recordara, en San Fernando, el 24 de agosto pasado, fueron localizados los cuerpos masacrados de 72 indocumentados de Centro y Sudamérica.
En sonora, en una fosa de Puerto Peñasco fueron encontrados los cuerpos de tres mujeres que habían sido secuestradas el pasado 17 de junio.
La Procuraduría General de Justicia de Sonora informó que el hallazgo se produjo poco después de las 15:00 horas de ayer, aunque fue hasta esta tarde cuando se dio a conocer el hecho.
    Los familiares identificaron a las víctimas: Son Jessica Adriana Quijada Miramontes, de 25 años, originaria de Caborca, y las hermanas Juana y Rosario Álvarez Zepeda, de 27 y 30 años, respectivamente.
    "El hallazgo se dio a 10 kilómetros hacia el oriente de Puerto Peñasco, en la carretera hacia Caborca y un kilómetro hacia el sur de la cinta asfáltica, sobre un camino de terracería que conduce a la Playa El Encanto”, se informó.
Los tres cuerpos presentan un avanzado estado de descomposición y se encontraban semienterrados.
    En Caborca, policías estatales reportaron el hallazgo de dos osamentas humanas calcinadas en el cerro Los Aguilar, a unos ocho kilómetros al sur de la Carretera Caborca-Puerto Peñasco, mismas que fueron encontradas por un paseante.

Comentarios