Australiano demanda a migración por detención irregular

martes, 16 de noviembre de 2010

MÉXICO, DF, 16 de noviembre (apro).- El australiano Stephen Compton se convirtió en el primer extranjero en demandar al Instituto Nacional de Migración (INM) para que lo indemnice por haberlo retenido ilegalmente durante cuatro meses en la estación Las Agujas, de Iztapalapa.

El pintor y decorador de interiores de 46 años, a quien representan abogados de la organización civil Sin Fronteras, exige del INM la suma de 2 millones de pesos como compensación por el daño moral derivado de su retención irregular; además, denunció que fueron vulnerados sus derechos humanos y de debido proceso legal.

Compton fue detenido el 19 de noviembre de 2009 en el lobby de un hotel de Acapulco, Guerrero, donde permaneció incomunicado dos días en instalaciones del INM en el puerto, hasta que el 21 de ese mes fue enviado a la estación migratoria Las Agujas; más tarde, el día 26, se le dictó orden de expulsión.

Sin embargo, el australiano permaneció retenido en la estación de Iztapalapa hasta el 24 de marzo pasado.

Luego de reconocer que ingresó a México en 2004 como turista y que estuvo trabajando sin los trámites migratorios oficiales, el australiano destacó: “Creí que de Acapulco me iban a llevar a la embajada de Australia, pero cuando iba llegando a la estación migratoria, pensé que ese lugar no lo conocía, no era Polanco, y estuve ahí en un limbo jurídico”.

En conferencia de prensa, Compton y sus representantes, Perseo Quiroz y Fabián Sánchez, aseguraron que durante le tiempo que permaneció en la estación migratoria nunca se le informó cuáles eran las disposiciones administrativas que había violentado y tampoco se le permitió aportar pruebas ni acceder a un abogado al momento de su detención.

Perseo Quiroz contó que Compton contactó a Sin Fronteras por un inmigrante salvadoreño defendido por la organización.

El 7 de diciembre pasado, los abogados de Sin Fronteras interpusieron un amparo indirecto contra la orden de expulsión, recurso que fue resuelto favorablemente el 13 de enero y, 13 días después, el agente del Ministerio Público federal interpuso una apelación.

El 27 de enero pasado, con maletas en mano en el momento en que salía de la estación migratoria, el australiano fue retenido nuevamente por agentes del INM debido al recurso interpuesto por la Procuraduría General de la República (PGR).

El 13 de marzo, el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito ratificó el sentido de la sentencia que revoca la orden de expulsión, por lo que a partir del 24 de marzo de este año, Compton permanece en México de forma legal.

Perseo Quiroz manifestó su confianza en que el australiano gane el juicio al INM, en manos de quien está en primera instancia dar respuesta a su petición de indemnización.

“Este martes presentamos la demanda directamente en las oficinas del INM, aunque no es Sin Fronteras quien dice que hubo violaciones a derechos humanos, sino la sentencia de un juez federal, ratificada por un Tribunal Colegiado, que señala que hubo un tratamiento administrativo irregular por parte del INM.

“Esperamos que sea cubierto el monto que se estimó a partir de un peritaje psicológico por el daño sufrido, es decir, los 2 millones de pesos, así como que se cubra un monto de 100 mil pesos por los cuatro meses en que dejó de recibir ingresos, estimados en unos 25 mil pesos mensuales”, apuntó el abogado.

Luego de aclarar que la embajada de Australia en México decidió permanecer al margen del caso, Quiroz señaló que de no haber respuesta por parte del INM, recurrirán a otras instancias jurídicas con el fin de conseguir la reparación del daño.

“No estamos acusando por tortura o tratos crueles e inhumanos, pero otro de los aspectos de este caso tiene que ver con la discriminación de que fue víctima Compton por su orientación homosexual, pues durante dos semanas y media fue apartado de la población inmigrante, con el pretexto de brindarle seguridad, pero lo cierto es que se trató de un trato discriminatorio por su preferencia sexual”, dijo el abogado.

Más aún, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, se solidarizó con el reclamo de Compton, y sostuvo que el caso es un claro ejemplo de las violaciones a los derechos de un ciudadano --“sin importar su nacionalidad”-- por parte del INM.

Por su parte, Fabián Sánchez informó que “de 2007 a 2009 se ha recluido a unas 100 mil personas por incumplimiento de las disposiciones administrativas migratorias vigentes”.

A este grupo de extranjeros, denunció, “se les restringen sus derechos humanos, como el derecho al debido proceso, el acceso a la justicia, el derecho a solicitar y a recibir asilo, así como el derecho a la salud y a la educación”.

Luego destacó que en las visitas efectuadas por personal de Sin Fronteras a las estaciones migratorias del INM se pudo constatar que a 90% de los migrantes no se les da acceso a orientación consular y por ello 98% ignora qué norma infringieron.

Además, acusó, se carece de lineamientos claros para el tiempo de retención de los migrantes, pues “hay casos en que la estadía es de dos semanas y otros de ocho meses”.

Comentarios