CDHDF demanda contundencia contra la trata de personas

martes, 16 de noviembre de 2010

MÉXICO, D. F., 16 de noviembre (apro).- El relator de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Gerardo Sauri Suárez, demandó acciones más enérgicas y contundentes para combatir la trata de personas en el país.

En la política de Seguridad Nacional, “el esfuerzo para hacer mapas de delincuencia organizada que operan el tráfico de drogas o armas no es el mismo para la trata de personas”, afirmó el relator para la Libertad de Expresión y Atención a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de la CDHDF.

Y planteó: “Si el Estado no ha tenido la capacidad de erradicar la explotación sexual que ocurre en comunidades, centros y albergues religiosos ¿tendrá la capacidad de respuesta para combatir la trata de personas que realiza la delincuencia organizada, que con su capacidad de captación, poder económico y destructivo puede someter de una manera distinta a niños, niñas y adolescentes?”.

Al participar en el Segundo Congreso Nacional “Explotación infantil y derechos de niñas, niños y adolescentes”, Sauri Suárez sostuvo que en la trata de personas, la delincuencia organizada opera aprovechando las debilidades que históricamente han existido por parte del Estado, ya sea por ausencia, omisión o colusión.

Es, dijo, un fenómeno frente al cual se produce muy poca estadística e información de inteligencia policíaca, y destacó que desde la CDHDF se plantea “transformar el modelo actual que concentra gran cantidad de energías, atención y recursos en las estrategias de seguridad publica, a un modelo que desde los derechos humanos genere dinámicas económicas equitativas y entornos libres de violencia”.

Esta es una política que quiere acompañar la CDHDF, “pero también queremos que el Estado se haga responsable como signante de los tratados internacionales, entre ellos la Convención sobre los Derechos del Niño”, añadió.

Por su parte, el investigador del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Rene Jiménez Ornelas, advirtió que la trata de personas, así como la explotación laboral y sexual, es una de las fuentes que ha absorbido con vehemencia el crimen organizado.

Ante ello, el especialista consideró urgente combatir las redes de trata de personas nacionales e internacionales desde sus líderes.

“Hay que acabar con toda la estructura para enfrentar esta problemática, cambiar la cultura de la muerte, de la violencia, del sistema patriarcal de comercialización de los cuerpos como objetos desechables que hoy viven los adolescentes”, puntualizó.

En su turno, la directora de la Organización Civil Ririki Intervención Social, Nashielli Ramírez, señaló que no se sabe cuántos menores de edad están siendo reclutados por el crimen organizado, aunque señaló que las estimaciones oscilan entre 25 mil y 40 mil.

Mencionó como factores que hacen que la población infantil sea fácil presa de la explotación del crimen organizado: falta de oferta educativa que falla en la cobertura, pero sobre todo en la pertinencia; transporte inadecuado, viviendas promotoras de hacinamiento, ausencia de opciones culturales y con un déficit de adultos educadores, a lo que se suma la población infantil migrante.

Expuso que investigaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) indican que el crimen organizado es capaz de reclutar una persona en tres meses, “dependiendo de la edad, empiezan como vigilantes, después se hacen chivos, y según sus habilidades pueden ser contratados como sicarios con tan solo 16 años”.

Comentarios