Cejil acusa a Calderón de desacato

miércoles, 17 de noviembre de 2010

OAXACA, Oax., 17 noviembre (apro).- Agustín Marín, abogado responsable del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) para el trabajo en México, acusó al Estado mexicano de desacatar las cuatro sentencias condenatorias emitidas hasta ahora por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH).

Sostuvo  que “las deficiencias estructurales del Estado mexicano y sus contradicciones internas han impedido el cumplimiento de esas sentencias”, y señaló que “México tiene que desarrollar mecanismos institucionales que permitan asimilar las decisiones que se adoptan a nivel internacional”.

Marcela Martino, abogada del CEJIL, afirmó, a su vez,  que “el Estado mexicano no ha dado respuesta a los casos de violaciones a los derechos humanos”.

Señaló que la CoIDH emitió sentencias condenatorias al Estado mexicano respecto de los casos del “Campo Algodonero”, Rosendo Radilla y las indígenas me´phaa Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú.

El máximo órgano judicial del sistema interamericano está en vías , por cierto,  de emitir otra sentencia por el caso de los ecologistas Teodoro Cabrera y Rodolfo Montiel, quienes fueron detenidos “ilegal y arbitrariamente” por militares sin orden de aprehensión.

Afirmó que los dos campesinos, quienes participaban activamente en la defensa de los bosques, “fueron torturados y obligados a firmar confesiones de delitos que no han cometido”.

Martino dijo que México ha recibido cuatro sentencias en su contra por parte de la CoIDH y todavía hay un caso pendiente.

Afirmó que estos casos “son una llamada de atención  y una oportunidad para el Estado mexicano de reflexionar sobre los mecanismos que tiene que poner en práctica para evitar seguir teniendo nuevos casos y cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos”.

Añadió: “Estos casos reflejan debilidades estructurales en cuestiones centrales en materia de derechos humanos que no han sido resueltas por las políticas del Estado, que tienen que ver con la investigación de graves violaciones a derechos humanos contra mujeres, casos de desaparición forzada del pasado y detenciones arbitrarias, que tienen que ver con violencia cometida por miembros del Ejército”.

Por su parte, Marín dijo que, a pesar de que los casos que han tenido sentencias recientes son asuntos que se originaron hace tiempo, siguen teniendo actualidad.

Añadió que, aunque la CoIDH ha ordenado a México modificar su legislación relativa a la justicia militar, el Estado ha hecho caso omiso.

Comentarios