Acribillan a empresario con 40 tiros y secuestran a su nieto

jueves, 18 de noviembre de 2010

ZACATECAS, Zac., 17 de noviembre (apro).- Un conocido empresario de autotransporte en el municipio de Trancoso –a 10 minutos de la capital- fue asesinado en la recámara de su casa por un grupo de sicarios que le disparó en al menos 40 ocasiones; arrastró su cuerpo hasta la calle y se lo llevó, secuestrando también a uno de los nietos de la víctima, un joven de 20 años que aún se encuentra desaparecido.

            Casi al mismo tiempo, informó el Procurador de Justicia del estado Arturo Nahle García, otro grupo en una camioneta levantó a un trabajador del Tribunal Superior de Justicia a la salida de esa misma localidad, sin que hasta el momento se conozca el paradero.

            El Procurador informó sobre el homicidio del conocido empresario transportista Jesús Almanza en Trancoso, cuyo hijo, Jesús Almanza, fue presidente municipal del mismo.

            De acuerdo a los testimonios recabados, sicarios arribaron al domicilio del empresario alrededor de la medianoche del martes e hicieron disparos a la fachada, luego de lo cual ingresaron y lo alcanzaron en el baño de su recámara, donde lo acribillaron.

            Al referirse a este homicidio durante la conferencia de prensa que ofreció para dar la versión oficial de los hechos, el vocero del gobernador Miguel Alonso expresó que ocurrió “en circunstancias aterradoras” por la cantidad de casquillos que se encontraron en el lugar “y se llevaron el cadáver, lamentablemente”.

            Uno de los vehículos involucrados en estos hechos tiene placas de San Luis Potosí.

            Nahle García señaló que hasta el momento se mantienen los operativos “para peinar la zona”, en virtud de que también se hace la búsqueda de un trabajador del Tribunal Superior de Justicia que fue obligado a bajar de su camioneta luego de que había dejado a su novia en Trancoso y pretendía volver a la capital del estado.

            El joven se resistió al levantón y continuó conduciendo su vehículo, pero los sicarios que tripulaban la otra unidad le dispararon para obligarlo a parar, lo bajaron y se lo llevaron.