Calderón quiere crecer Ejército antinarco con personal de servicio

jueves, 18 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 18 de noviembre (apro).- El presidente Felipe Calderón envió al Senado un proyecto de ley para que personal de “servicio” adscrito al  Ejército, es decir los que desempeñan tareas administrativas de cierto rango, se incorpore a la lucha contra el crimen organizado en “situaciones de emergencia”.

De aprobarse las modificaciones a las leyes Orgánica del Ejército y la de Ascensos y Recompensas de las fuerzas armadas, ingenieros, arquitectos, administradores y demás personal con formación militar podrían ser “reclasificados a un arma”.

Calderón propone que el secretario de la Defensa, en este caso el general Guillermo Galván Galván, sea el encargado de llevar a cabo dicha reclasificación.

Esta medida se tomará, según la iniciativa, cuando por la urgencia, ante una situación de emergencia, no se tenga el tiempo suficiente para llevar a cabo el proceso de selección por concurso.

El objetivo, plantea Calderón, es “mantener la operatividad de los organismos del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) en el desempeño de tareas específicas que demandan un alto grado de especialización”.

Además, se lograría "un importante ahorro en tiempo y recursos de capacitación, toda vez que el personal de servicio cuenta ya con formación militar", dice la exposición de motivos.

Asistimos, en la iniciativa se faculta al Ejército y a la Fuerza Aérea a rescindir el “contrato de enganche” y dar de baja a los elementos que no cumplan con las disposiciones establecidas en dicho convenio.

También se otorga el grado inicial de subteniente a los profesionistas especializados que ingresen al Ejército y la FAM, y a los que se gradúen en instituciones educativas militares, “para evitar la distinción y preservar el principio de igualdad”.

Calderón señala que dicha reforma responde al fallo del Poder Judicial de la Federación que establece que el artículo 193 de la Ley Orgánica del Ejército es subjetivo y no justifica las razones para otorgar una jerarquía diferente al personal profesionista de un servicio, a otro que desempeña funciones similares.

 

Clama apoyo de gobernadores

Por otra parte, durante la XXIX sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, Calderón pidió a los gobernadores del país apoyar su propuesta de policía de mando único y los instó a ejercer “oportunamente” los recursos aprobados para la seguridad en 2011.

“Es crucial que todos apoyemos la iniciativa que aún se encuentra en deliberación en el Congreso, que recoge una demanda ciudadana que deriva de un acuerdo del CNSP y que aumentará la eficacia de todos los gobiernos para combatir la criminalidad”, explicó.

La reunión se llevó a cabo sin la asistencia del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y de los gobernadores de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat, y Puebla, Mario Marín.

Calderón admitió que la lucha contra el crimen organizado no se gana sólo con el combate policial, por lo que insistió en una política integral en todos los niveles de gobierno de manera corresponsable.

Destacó que la ciudadanía quiere excusas, sino respuestas y resultados de los gobernantes. Nada justifica, agregó, que las autoridades no cumplan en tiempo y forma los compromisos derivados del Acuerdo por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad.

Advirtió que la violencia generada por el crimen organizado ha llegado a niveles intolerables e inadmisibles, pero rechazó una vez más que la solución sea el retraimiento de la autoridad y sostuvo que es mejor enfrentar hoy a los delincuentes con todos sus costos, porque mañana podría ser demasiado tarde.