La Familia guanajuatense cobra otra víctima, un policía preventivo

viernes, 19 de noviembre de 2010

GUANAJUATO, Gto., 19 de noviembre (apro).- Un policía preventivo de Celaya fue asesinado por un grupo de sicarios durante una emboscada. Los delincuentes dejaron junto al cuerpo un mensaje firmado presuntamente por “La Familia Guanajuatense”.
    Con este crimen, siete preventivos y seis integrantes de otras corporaciones de seguridad han muerto en lo que va del año en territorio guanajuatense, en homicidios atribuidos a los grupos del narcotráfico.
    Los preventivos asesinados de 2008 a la fecha laboraban en las policías municipales de Villagrán –dos de ellos fueron jefes de la corporación-, Salamanca, Salvatierra y Celaya, todos del sur del estado.
    La víctima respondía al nombre de Claudio Hernández Aguilar, tenía 35 años de edad y era originario de Michoacán. Había trabajado cuatro años como policía municipal en Uruapan; posteriormente fue preventivo en el municipio guanajuatense de San Francisco del Rincón, y tenía seis años laborando en la Dirección de Seguridad Pública de Celaya.
    Los hechos ocurrieron a las 9:30 horas, cuando Hernández Aguilar conducía una camioneta Lumina en la calle Independencia, colonia Pedro María Anaya. Según algunos testigos, de pronto vieron como el uniformado era seguido por otra camioneta, una Tahoe negra con placas superpuestas, en la que viajaban al menos cuatro hombres.
El policía fue obligado a tomar un camino de terracería en la segunda sección del fraccionamiento Crespo, donde fue alcanzado y asesinado con cinco disparos de “cuerno de chivo”.
    El cadáver quedó en el interior de la camioneta, y junto a él fue colocado un letrero “con un mensaje de los que acostumbran dejar los grupos del crimen organizado que estamos analizando”, dijo en entrevista el titular de la Procuraduría General de Justicia del estado,  Carlos Zamarripa Aguirre.
    Según se supo, el mensaje que dejaron los criminales estaba firmado por “La Familia guanajuatense”, una presunta derivación de la Familia Michoacana de la que ya han aparecido otros mensajes en esta región.
    Según los primeros datos de la investigación, Hernández Aguilar había recibido algunas amenazas de muerte hace cerca de tres meses, mediante mensajes a su teléfono celular, razón por la cual ya había presentado una denuncia.
    Según información proporcionada por el Director de Seguridad de Celaya, Martín Rodríguez Olvera, a algunos medios locales, el agente tenía permitido portar su arma oficial –una pistola calibre 45- fuera de su turno de trabajo, debido a las amenazas en su contra.
    La Procuraduría informó que después del hallazgo del cuerpo del policía, policías municipales localizaron la camioneta negra Tahoe abandonada, con casquillos de cuerno de chivo en su interior. La camioneta tiene reporte de haber sido robada el 26 de mayo en Tlalnepantla.

Comentarios