Celebra la OMS apertura del Vaticano sobre el uso del condón

lunes, 22 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 22 de noviembre (apro).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) reaccionó positivamente al conocer la postura que asumió Benedicto XVI en relación con el uso del condón en un libro que está próximo a salir a la venta.
“Es un buen comienzo”, dijo Margaret Chan, directora general de la OMS, luego de destacar que es la primera vez que El Vaticano respalda el uso de preservativos en ciertos casos.
“Es una buena noticia para todos nosotros, un buen comienzo", afirmó.
En conferencia de prensa, en la que presentó el informe anual de la OMS, Chan admitió que aún no había podido estudiar con detenimiento el texto original, pero aplaudió la posición del Papa, misma que apareció en distintos medios de comunicación.
En el libro-entrevista Luz del mundo que se publicará mañana martes en todo el mundo y del que L'Osservatore Romano, diario de la Santa Sede, adelantó ayer algunos fragmentos, Benedicto XVI señala que “pueden darse casos particulares en que está justificado el uso del preservativo".
Según el Papa, el preservativo se puede usar parcialmente, en algunas circunstancia "singulares", por ejemplo, apunta, “cuando una prostituta utiliza un preservativo y este puede constituir el primer paso hacia una moralización, un primer acto de responsabilidad para desarrollar otra vez la conciencia de que no todo está permitido y de que no se puede hacer todo lo que se quiera".
Sin embargo, agrega, “esta no es la forma apropiada y verdadera de vencer el contagio del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). De verdad, es precisa una humanización de la sexualidad".
Las consideraciones vertidas en el libro son un ejemplo de los aspectos por los que discurrió la amplia conversación que Joseph Ratzinger (Marktl, Alemania, 1927) mantuvo con el periodista Peter Seewald y que este recogió en un libro, Luz del mundo, que saldrá a la venta el martes 23.
En 18 capítulos, Benedicto XVI especula y argumenta sobre "las cuestiones más espinosas de la actualidad", según L’Osservatore Romano, entre ellas el escándalo de la pedofilia, las ordenaciones de mujeres sacerdotes ("no es que la Iglesia no quiera, es que no puede"), el velo islámico, las relaciones con los judíos, el controvertido proceso de beatificación de Pío XII (pontífice durante el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial) y las drogas.
En lo que respecta a la sexualidad, Benedicto XVI, dio un paso en una dirección completamente nueva al manifestar que el preservativo puede ser usado en algunos casos.
De acuerdo con el diario El País, el 17 de marzo del 2009, el Papa realizó su primer viaje apostólico a África. En aquella ocasión dijo a los periodistas que le acompañaban que "el sida no se puede superar con la distribución de preservativos, que, al contrario, aumentan los problemas".
Hace poco más de un año, el pontífice argumentó que "la única vía eficaz para luchar contra la epidemia es una renovación espiritual y humana de la sexualidad", unida a un "comportamiento humano moral y correcto, destinado a sufrir con los sufrientes".
Las palabras pronunciadas en aquel discurso desataron críticas inmediatas por todo el mundo. Desde la ONU, que a través de la página web de la organización que lucha contra el sida (unaidstoday.org) recordó que el preservativo es "la tecnología disponible más eficiente para reducir la transmisión sexual del VIH". Hasta los gobiernos de Francia y Alemania, expresaron su "grandísima preocupación" por las palabras del Papa.

cvb
--fin de texto--

EOF

Comentarios