Greenpeace lleva protesta hasta plataforma de Pemex en Veracruz

lunes, 22 de noviembre de 2010

MEXICO, DF, 22 de noviembre (apro).- Al menos cuatro activistas de la organización ambientalista Greenpeace treparon hoy a la plataforma petrolera PetroRig III o Centenario, ubicada frente al puerto de Veracruz, para denunciar la dependencia que hay en México hacia el petróleo y demás combustibles fósiles.

En esa protesta, Greenpeace México demandó al gobierno del presidente Felipe Calderón detener los proyectos de exploración petrolera en aguas profundas del Golfo de México.

La portavoz de la ONG, Cecilia Navarro, dijo que los ambientalistas denunciaron el doble discurso del gobierno mexicano frente al cambio climático, pues por una parte auspicia la cumbre mundial sobre el tema y, por el otro, encuentra “totalmente anclado a la dependencia del petróleo y del gas”.

La acción directa de Greenpeace contra la instalación de Petróleos Mexicanos (Pemex) comenzó antes de las ochod e la mañana, cuando los activistas se trasladaron a la plataforma PetroRig III, ubicada a unos cien kilómetros del puerto de Veracruz, a bordo del barco Artic Sunrise y, luego de llegar al lugar en una lancha rápida, se encaramaron a ella.

La inconformidad surge a una semana de que se lleve a cabo, en Cancún, Quintana Roo, la conferencia de Naciones Unidas contra el cambio climático.

Los jóvenes activistas permanecieron cuatro horas encima de la instalación hasta que personal de seguridad de Pemex los obligó a descender y les confiscó equipo y una pancarta en la que se leía “Go beyond oil” (“Vayan más allá del petróleo”), afirmó la ONG.

Los activistas fueron conminados a regresar a la lancha de Greenpeace para regresar a la costa del estado de Veracruz.

Según Greenpeace, la plataforma PetroRig III fue construida en Corea y contratada por la paraestatal Pemex por una renta diaria de 495 mil dólares para explorar aguas profundas del Golfo de México.

Por su parte, la oficina de prensa de Pemex confirmó que la acción de la ONG se realizó pacíficamente y que la plataforma arribó a principios de julio al pozo Piklis, donde puede explorar a una profundidad máxima de 5 mil 400 pies (unos mil 645 metros).

Cabe destacar que una fuga de petróleo de un pozo de British Petroleum (BP) en abril pasado frente a la costa sur de Estados Unidos a mil 500 m de profundidad fue detenida casi cuatro meses después, a mediados de julio, luego de que 4.9 millones de barriles de crudo se vertieran en el océano.

La ONG exigió la prohibición de nuevas perforaciones en alta mar y la eliminación gradual de las ya existentes

“Stop deepwater oil drilling” y “Go beyond oil”, se lee en las dos mantas que los activistas colocaron en la plataforma para recalcar, a todos los países del mundo que se reunirán en la 16 conferencia de ONU sobre cambio climático (COP 16), sobre la necesidad de comenzar a prescindir de los combustibles fósiles.

Gustavo Ampugnani, coordinador de la campaña de clima y energía de  Greenpeace México, sostuvo que todo ello “prueba la incongruencia entre el discurso de Felipe Calderón, quien constantemente afirma que busca dar una lucha contundente contra el cambio climático, y la realidad de su política energética”.

Advirtió que la exploración de petróleo en las aguas profundas del Golfo de México es un riesgo innecesario que aumentará la responsabilidad de México en el problema del cambio climático.

Peor aún, alertó el ambientalista, “si tales exploraciones llegaran a encontrar petróleo, la extracción de aguas profundas retrasará aún más la atención de las soluciones reales al cambio climático, como lo son las fuentes renovables, limpias y sustentables de energías y las medidas obligatorias de eficiencia energética”.

 

Comentarios