Legionarios, cómplices de Maciel: arzobispo italiano

martes, 23 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 23 de noviembre (apro).- Luego de las revelaciones hechas por el semanario National Catholic Reporter sobre las sospechas fundadas de que Marcial Maciel habría pagado cuantiosas sumas a tres altos prelados del Vaticano para que no se abriera una investigación en su contra en la Santa Sede, el arzobispo italiano Rino Fisichella exigió investigar a los Legionarios de Cristo para dar con los responsables de la cobertura de la que gozó su fundador.
    Durante la presentación de Luz del mundo, el primer libro-entrevista en el que Benedicto XVI habla de los Legionarios y de Maciel, Fisichella dijo que a los culpables de las fechorías del cura católico no hay que buscarlos dentro del Vaticano, sino dentro la misma congregación.
    "Antes de preguntar quién encubrió (a Maciel) dentro del Vaticano, habría que ir e investigar quién lo hizo dentro de su propia congregación", puntualizó el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.
    Y añadió: “Porque una vida negativa como la de Marcial Maciel debe tener sus causas al interior, (se debe investigar a) quien tomaba sus citas, preparaba su agenda y lo llevaba en coche. Hay que indagar en aquella dirección antes que en la externa”.
    Sin embargo, National Catholic Reporter afirmó recientemente en un reportaje que los encubridores del sacerdote pederasta fueron Ángelo Sodano, secretario de Estado entre 1990 y 2006 y actual presidente del Colegio Cardinalicio; monseñor Stanislaw Dziwisz, secretario personal de Juan Pablo II, y Eduardo Martínez Somalo, camarlengo en el último cónclave y presidente de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, de 1994 a 2004.
    Las declaraciones de Fisichella se dieron luego de que Joseph Ratzinger reconoció por primera vez que hubo retrasos y lentitud en la gestión contra los abusos cometidos por Maciel.
"Lamentablemente hemos llegado con mucha lentitud y atraso a abordar estas cuestiones. De alguna manera estaban muy bien ocultas y sólo desde aproximadamente el año 2000 contamos con asideros concretos al respecto", afirmó Benedicto XVI.
Además, el Papa consideró que el fundador de los Legionarios fue un “falso profeta” con “una vida de aventuras, disipada y extraviada”.
En Luz del mundo, calificó a la figura de Maciel como “enigmática”, porque por un lado vivió fuera de la moralidad e inmerso en aventuras, mientras por el otro construyó con dinamismo y fuerza la comunidad de la Legión.
Sobre las personas que fueron abusadas sexualmente por el cura pederasta, Benedicto XVI expresó: “A esos jóvenes hay que darles un nuevo aliento. Hace falta una estructura nueva para que no caigan en el vacío”.

Comentarios