Niega Librerías El Sótano haber despedido a empleado; sólo terminó su contrato, asegura

martes, 23 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 23 de noviembre (apro).- Librerías El Sótano niega haber despedido al bibliotecario Federico de Jesús Flores, quien en entrevista con proceso.com, denunció a esa empresa por maltrato laboral.

En una carta firmada por su apoderado legal, Rubén Santillán, Librerías El Sotano asegura que lo que ocurrió en el caso de su extrabajador fue simplemente la terminación de su contrato.

"No es lo mismo despedir, que terminar lo que se acordó. Lo que firmó el Sr. Federico  fue un contrato de los que permite la Ley Federal del Trabajo en sus Artículos 35 y 37, es decir por tiempo determinado, el cual sólo terminó", sostiene.

En la carta, que a continuación se reproduce de manera íntegra, la librería declina comentar las acusaciones de Flores, quien señala que se le despidió por "traicionar" a El Sótano y que además dicha empresa trata a sus trabajadores como potenciales ladrones porque "catea" a sus empleados cuando salen a comer o al terminar su jornada laboral, para evitar presuntos robos.

Dice la carta:

Librerías El Sótano, agradece a este prestigiado Semanario de análisis e información el derecho de réplica ante la nota del Sr.  Juan Pablo Proal, respecto al asunto planteado por el Sr. Federico de Jesús Flores:

Bajo el argumento de una presunta queja personal, el Sr. Federico de Jesús Flores,  recurrió al Sr.  Juan Pablo Proal quien como colaborador de su Revista y de su agencia de información  (APRO), y haciendo eco del citado reclamo, el 19 de los corrientes publicó en proceso.com.mx una  nota titulada: “Librerías El Sótano trata a sus empleados como ladrones en potencia”.

Lo que  Librerías El Sótano manifiesta, es que,  es  una empresa 100 % mexicana, con 43 años de presencia en el mercado. No se explicaría el  logro de este crecimiento y permanencia, si no es a través de la invaluable colaboración de nuestro equipo de trabajo, integrado por hombres y mujeres de todas las edades, quienes día a día con entusiasmo, dedicación y orgullo dejan la huella indeleble en la empresa, para hacerla crecer y posicionarla en lo que es hoy: no la Librería per se, sino la gente que hace que El Sótano sea una Librería.

¿Qué empresa atentaría contra el elemento humano generador de crecimiento en una organización? La respuesta es obvia: Ninguna.

Librerías El Sótano,  respeta y reconoce ampliamente  la trayectoria de Proceso, Proceso.com.mx  y Agencia Proceso, lo cual sin duda, 30 y 16 años respectivamente, no son fáciles de lograr de no ser por la objetividad, veracidad y pertinencia que, como profesionales, han sabido manejar  en cuanto a la información que brindan a sus lectores  y los análisis sustentados y confiables.

Con esto queremos reiterar todo  nuestro reconocimiento a esta empresa periodística y reconocer, la libertad incondicional que existe y debe imperar en nuestro México, en el ejercicio libre del derecho de expresión.

Este respeto, nos hace mantener congruencia con Proceso y no trastocar su ideario, misión, visión y valores; por lo que rehusamos a usar su plataforma como escenario solucionador de quejas personales, ya que la presente, sin restarle el valor que merece, consideramos no es compatible con la  Misión de Proceso: “de la responsabilidad de estar al pendiente de los acontecimientos regionales, nacionales e internacionales con la finalidad de trasmitir información oportuna y confiable, y así contribuir con el desarrollo de nuestro país”.

No obstante, y sin menospreciar la queja personal del Sr. Federico de Jesús Flores y el apoyo que le brinda el Sr. Proal en su nota periodística, consideramos que cabría la posibilidad de que no haya  tenido acceso a la información real de los hechos acontecidos, sólo a la versión del Sr. Federico que podría suponerse es parcial.

Librerías El Sótano prefiere por respeto a esta Revista y al propio exempleado Federico de Jesús Flores, no hacer público lo que preliminarmente debe ser privado; y nos referimos a que si él estima alguna violación legal a sus derechos, debió acudir a las instancias legales correspondientes, ya que en un Estado de Derecho como lo es el nuestro, nadie está ni debe  estar por encima de la Ley.

Las reflexiones que quisiéremos ponderar a la opinión pública serían las siguientes:

En primer lugar, nuestra Empresa no tima a nadie,  al contratar a la  gente que se recluta, ésta conoce desde un inicio las condiciones de trabajo, las funciones  que tendrá que realizar  y por supuesto se le pide  cumplir con un eficiente desempeño laboral, todas éstas son  condiciones laborales que están apegadas a la legislación laboral vigente.

No es lo mismo despedir, que terminar lo que se acordó. Lo que firmó el Sr. Federico  fue un contrato de los que permite la Ley Federal del Trabajo en sus Artículos 35 y 37, es decir por tiempo determinado, el cual sólo terminó.

Y así, Librerías El Sótano refuta, lisa y llanamente las imputaciones hechas en su contra,  dando así por concluida en definitiva nuestra intervención en esta instancia periodística.

ATENTAMENTE

Rubén Santillán, apoderado legal

LIBRERÍAS EL SÓTANO

Comentarios