Pide Calderón no descartar ninguna hipótesis en asesinato de Cavazos

martes, 23 de noviembre de 2010

MANZANILLO, Col., 23 de noviembre (apro).- El presidente Felipe Calderón consideró fundamental que las investigaciones sobre el asesinato del exgobernador Silverio Cavazos Ceballos, ocurrido el domingo anterior, lleguen “hasta sus últimas consecuencias y que no se descarte ninguna hipótesis, y que se actúe conforme a la ley y conforme a las evidencias que se susciten en la averiguación correspondiente”.
Advirtió que “ante sucesos como los que ahora conmueven a Colima y a México, no hay margen ni para la manipulación, ni para el oportunismo, ni cabida para pretender dividendos políticos”.
Más allá de las investigaciones, añadió, se trata de un suceso condenable que “merece el rechazo y el repudio de la sociedad entera, como lo merece la violencia de los criminales; es un atentado, además, contra un exmandatario, un exservidor público, hecho que lastima a los colimenses y a los mexicanos”.
Durante una gira de trabajo por este puerto, donde presidió la ceremonia del Día de la Armada de México y encabezó la ceremonia de abanderamiento del Buque Patrulla Oceánica Revolución y de la Patrulla Interceptora Algorab, Calderón expresó que más allá del asesinato de Cavazos, el hecho es que la criminalidad está al acecho, aún en estados como Colima, que hasta hace poco era considerado aparentemente seguro.
Manifestó que desde que tuvo conocimiento de la noticia del homicidio de Silverio Cavazos, instruyó al secretario de Gobernación, Francisco Blake, a establecer contacto permanente con las autoridades locales, y se ha mantenido en contacto con el gobernador Mario Anguiano para ofrecer todo el apoyo del gobierno federal en el esclarecimiento de los hechos.
También, abundó el presidente, “he instruido también al procurador general de la República (Arturo Chávez) para que, en el ámbito de la competencia que la ley determine, coadyuve con la investigación, que ya ha iniciado la Procuraduría General de Justicia del Estado”.
En su intervención, Calderón insistió en la defensa de la estrategia de su gobierno contra el crimen organizado y aprovechó para cuestionar a sus críticos. “Hay quienes piensan que lo mejor era no combatir a la criminalidad; se equivocan quienes piensan así”, dijo.
Argumentó que la criminalidad está agrediendo a la sociedad y a sus instituciones, así como a los ciudadanos, por lo que se requiere hacerle frente con determinación.
Sostuvo: “La acción decidida del Estado contra la criminalidad no es la causa de la violencia; por el contrario, la violencia criminal es la que obliga a la intervención y la acción decidida del Estado, hasta ahora a través de la intervención de las fuerzas federales”.
Expuso que la seguridad es corresponsabilidad de los tres órdenes de gobierno, como lo marca la Constitución. “Es indispensable que cada cual aplique la ley en los espacios que le corresponde, (pues) el dejar hacer, dejar pasar, abre siempre la puerta para que los criminales, tarde o temprano, ejerzan, contra la ley, una autoridad que no merecen y que nadie, en términos democráticos, les ha delegado”.

Comentarios