Médico de Colima fue asesinado en su domicilio, corrige gobernador

miércoles, 24 de noviembre de 2010

COLIMA, Col., 24 de noviembre (apro).- El gobernador Mario Anguiano Moreno admitió hoy que el asesinato del médico Mario Eduardo Robles Gil Bernal ocurrió dentro de la propiedad de éste, y que el hecho “fue producto de la ineficiencia de policías que no reaccionaron adecuadamente y le dispararon, actuando sin seguir el procedimiento marcado para estos casos”.
El profesionista, quien se desempeñaba como cirujano oftalmólogo del ISSSTE, fue acribillado el domingo pasado delante de su hijo menor de edad por agentes de la Policía Estatal Preventiva (PEP), quienes buscaban a los asesinos del exgobernador Silverio Cavazos Ceballos.
El domingo 21, unas horas después de los hechos, Anguiano Moreno había justificado la actuación policiaca al sostener que el médico desatendió una indicación de los agentes y “realizó movimientos que hicieron pensar a los policías que era parte de los delincuentes”.
Sin embargo, ante las protestas del Colegio de Médicos de Colima y después de entrevistarse con los familiares de la víctima, Mario Anguiano cambió su versión y admitió que, “a diferencia de lo que erróneamente se haya manejado, el doctor Robles Gil no fue atacado por elementos policiacos al desobedecer alguna orden de hacer alto, sino que los policías equivocadamente entraron a su propiedad (…), como es natural, el doctor se asustó y se dio el lamentable suceso”.
En conferencia de prensa conjunta con representantes del Colegio de Médicos, el gobernador adujo que para dar a conocer la primera versión de los hechos se basó en el reporte realizado por los propios uniformados, pero posteriormente, ante el reclamo de la familia y de los médicos, se realizó una revisión y se atendió la versión del hijo de la víctima y “se constató que es la correcta”.
Como presuntos responsables de los hechos, agregó, desde anoche fueron consignados ante el juez primero penal los agentes Luis Ángel Cabrera Vela, Iván Israel Valencia Barreda y Tomás Rangel Sánchez.
Además, dijo, giró instrucciones para que se realice una revisión profunda de los procedimientos de los cuerpos policiacos, en particular de los protocolos que deben seguirse en situaciones que involucran una persecución, con la finalidad de evitar la repetición de un caso como en el que perdió la vida Robles Gil Bernal.
Al ser cuestionado sobre si atenderá las exigencias de que renuncie el director de la PEP, Héctor Bautista Vázquez, dijo que la decisión será tomada en un plazo de 15 días, cuando presente a la población las nuevas estrategias en materia de seguridad.
Conforme a las conversaciones con el Colegio de Médicos y con los familiares de la víctima, Mario Anguiano anunció también que el gobierno estatal entregará a la viuda una pensión vitalicia y pagará los estudios de sus hijos hasta el grado de maestría.