Mecánicos matan a familia en Guanajuato

jueves, 25 de noviembre de 2010

GUANAJUATO, Gto., 25 de noviembre (apro).- Los cuatro integrantes de una familia --los padres y sus dos hijas, de cuatro y 11 años de edad-- fueron asesinados por dos jóvenes, quienes habían llegado del estado de México contratados como mecánicos por el papá, en una comunidad de León.
              En conferencia de prensa, el titular de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE), Carlos Zamarripa Aguirre informó que los jóvenes fueron identificados como Mauricio Holguín Sánchez, de 19 años de edad, con domicilio en la colonia Flores Magón, de Tepozotlán, estado de México, y su hermano, de 16 años.
            Zamarripa dijo que ambos confesaron haber secuestrado primero a la menor de cuatro años, el pasado 17 de noviembre, a la que mataron de una puñalada en el pecho y la envolvieron en una cobija.
Posteriormente arrojaron el cuerpo al lecho de un río cerca de la comunidad de Arperos, en la zona limítrofe entre los municipios de Guanajuato, León y San Felipe.
            Señaló que cuando el papá preguntó por el paradero de la niña, los hombres lo llevaron con engaños a un poblado cercano a Vaquerías y lo asesinaron también a puñaladas.
            Afirmó que la niña de 11 años fue degollada frente a su madre, a la que posteriormente golpearon con una piedra en la cabeza hasta que falleció, según describieron los dos presuntos homicidas en sus primeras declaraciones, al ser detenidos por agentes de la Policía Ministerial.
              El pasado 19 de noviembre, el cuerpo de la más pequeña fue encontrado  por vecinos de esa comunidad, quienes reportaron el hallazgo a las autoridades, que procedieron a verificar su identidad, y encontraron que vivía en la localidad de Vaquerías, en territorio leonés.
             Ahí informaron a los agentes ministeriales que toda la familia estaba desaparecida: el padre, Nemesio Hernández Escobar, de 61 años; su esposa Paula Juárez Pérez, de 41, y sus dos hijas.
           Testimonios recabados entre los vecinos revelaron que, días antes de la desaparición de la familia, al domicilio de ésta llegaron dos jóvenes mecánicos procedentes del estado de México, presuntamente para prestar algunos servicios a Nemesio Hernández.
            Zamarripa dijo que, tras obtener la identidad de los mecánicos, éstos fueron localizados en el municipio de Tepozotlán, donde fueron detenidos con apoyo de las autoridades ministeriales del estado de México.
           Los dos jóvenes tenían en su poder dos camionetas propiedad del padre de familia.
            “Una vez que fueron entrevistados se confirmó su participación en los hechos. Aceptaron que, de forma cobarde, privaron de la vida a la menor de cuatro años que había sido localizada. Señalaron también que lo mismo habían hecho con la menor de 11 años y con los padres de las mismas”, añadió.
           El funcionario explicó cómo los jóvenes detallaron la forma en que mataron a las cuatro personas. “Señalaron los lugares donde pretendieron deshacerse de los cuerpos. Fue así como se localizaron los cuerpos de la mamá y de la menor de 11 años sobre la carretera que conduce del municipio de San Felipe a la comunidad Vergel de la Sierra”, en León.
    A un costado de la carretera fueron encontrados los cuerpos de ambas, así como su ropa y pertenencias.
    Añadió que en los lugares donde fueron hallados los cuerpos de las víctimas, se encontraron evidencias para demostrar la responsabilidad de los inculpados, entre ellas el puñal que utilizaron.