Presenta Calderón programa de atención a desastres naturales

jueves, 25 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 25 de noviembre (apro).- El presidente Felipe Calderón presentó este jueves el Programa de Prevención y Atención a Desastres Naturales, para el que se prevé una bolsa de recursos fiscales y financieros hasta por 50 mil millones de pesos.

En el salón Adolfo López Mateos de Los Pinos, el Ejecutivo afirmó que dicho programa permitirá responder a las demandas de las familias que sufren afectaciones por fenómenos relacionados con la naturaleza en el territorio nacional, “con una visión integral, apartidista (sic) y de largo plazo".

Con la bolsa de recursos fiscales y financieros hasta por 50 mil millones de pesos, a la que en 2011 se agregarán 10 mil millones de pesos más, añadió, se garantizará la reparación total de los daños a la infraestructura pública y también el retorno a la normalidad de los mexicanos que resulten afectados por desastres naturales.

Además, afirmó que la ejecución de obras y acciones de reconstrucción de infraestructura estatal ya no estará sujeta a que los recursos federales se ejerzan de manera concurrente con los de las entidades federativas.

De acuerdo con Calderón, el programa se sustenta en cuatro acciones de alto impacto, la primera de las cuales es el fortalecimiento presupuestal y la administración de los recursos del Fondo Nacional para Desastres Naturales (Fonden).

La segunda, detalló, es la creación de un fondo para la reconstrucción de los desastres naturales en las entidades federativas, en tanto que la tercera corresponde a la contratación de un seguro contra desastres naturales de alta severidad, para potenciar los recursos del Fonden.

La cuarta acción, dijo, es la instrumentación de un seguro para proteger la red federal en eventos catastróficos.

El mandatario explicó que los recursos del programa serán liberados con criterios más flexibles, pues se modificarán las reglas de operación del Fonden, a fin de que el dinero fluya con oportunidad y eficacia, para que las autoridades tengan acceso inmediato a recursos líquidos que permitan hacer frente a la coyuntura.

Con ello, apuntó, se obtendrán algunas ventajas, como la reducción de cuatro a tres días el plazo para que el estado solicite la corroboración de desastre al gobierno federal, así como para que la instancia técnica correspondiente notifique a la entidad.

Además, dijo, se garantiza la instalación del Comité Estatal de Evaluación de Daños, en un plazo no mayor a una semana, y se establece un plazo no mayor a 24 horas para autorizar los apoyos inmediatos para atender la emergencia.