Claudio Obregón

viernes, 26 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 24 de noviembre (apro).- Aún conservo en la memoria su extraordinaria interpretación de  El rey Lear, de William Shakespeare (2005-2006), que realizó con la Compañía Nacional de Teatro (CNT) en el  Teatro Julio Castillo, bajo la dirección de José Caballero: un gran actor al servicio del personaje, con toda su madurez y experiencia; un actor que si bien tuvo exitosas incursiones en el cine y la televisión, su vida estaba en la escena teatral. Así era Claudio Obregón.

El pasado 13 de noviembre falleció Claudio Obregón, actor emérito, de Número de la CNT, debido a un paro cardiorrespiratorio en el Hospital de Nutrición de la ciudad de México, a los 74 años de edad.

Sin duda, como lo manifestó Luis de Tavira, director artístico de la CNT, el teatro mexicano pierde a uno de sus más grandes actores. Claudio Obregón es un actor que en su trayectoria objetivó la condición de creador en el arte de la actuación. Fue un referente, un paradigma y una unidad de medida de la condición artística en el teatro.

Precisamente a la CNT dedicó los últimos años de su fecunda y generosa vida teatral. La última ocasión en que interpretó un personaje sobre el escenario, fue en la obra Endgame, Final de partida, de Samuel Beckett, en el papel de Ham, bajo la dirección de Abraham Oceransky, montaje para el que también hizo la traducción y adaptación.

En aquella ocasión, don Claudio escribió: “En este año del 2010 Claudio Obregón recordará que inició hace 51 años sus menesteres artísticos, al principio tan sólo con certezas e impulsos a ciegas, o casi, con pasión desmedida siempre, hasta el día de hoy.

“Han desfilado por su mente y calado en su alma los más diversos y contradictorios personajes: Hernán Cortés, Augusto Strindberg, Isabel Primera de Inglaterra, Herodes (el de Wilde), Bartolomeo Vanzetti, El Rey Lear, Niels Bhor, Giacomo Casanova, Maximiliano de Habsburgo  y tantos otros que sólo los más antiguos de la región recuerdan.

“¿Qué fue de todos ellos? ¿Qué sucedió con Claudio? Pues obvio, ellos se fueron a habitar el panteón teatral de los sucesos efímeros y Claudio, desvencijado y valeroso todavía intenta conquistar nuevas palmas de las generaciones post modernas. Sabe como todo buen soldado, que en la trinchera de las imaginerías, los personajes, la tramoya, el público, las luces pueden dispararle a muerte o dejarlo malherido, pero entonces él y su amor al teatro dirán la última palabra”.

Claudio Obregón inició su actividad escénica en 1958. Fue también locutor y jefe de producción en Radio Universidad, donde actuó y dirigió radioteatros, además de haber participado en teleteatros para Canal Once y diversas participaciones en cine.

A lo largo de su carrera recibió numerosos reconocimientos, como la  Medalla Bellas Artes, por 50 años de trayectoria teatral, en 2006, y en ese mismo año el Premio al Mejor actor en teatro clásico, otorgado por la Asociación de Periodistas Teatrales, por su interpretación en El rey Lear, de William Shakespeare.

Trabajó con directores como Ludwik Margules, Juan López Moctezuma, Fernando Wagner, José Luis Ibáñez, Juan José Gurrola, Ignacio Retes, José Solé, Julio Castillo, Benjamín Cann, Nancy Cárdenas, David Olguín, Luis de Tavira y José Caballero, entre muchos otros.

Descanse en paz Claudio Obregón.

Comentarios