Culminó festival de ajedrez en la UNAM

viernes, 26 de noviembre de 2010

MEXICO, DF, 24 de noviembre (apro).- Del 13 al 21 de noviembre se llevó a cabo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) una gran fiesta ajedrecística, con motivo de los 100 primeros años de nuestra máxima casa de estudios.

Por tal motivo, se organizó un gran evento que consistió en múltiples actividades: un torneo abierto, que aglutinó a más de mil jugadores; un cuadrangular cerrado, con la presencia de los grandes maestros Manuel León Hoyos (México), Judit Polgar (Hungría), Vesselin Topalov (Bulgaria) y Vassily Ivanchuk (Ucrania).

Además, se jugó un torneo cerrado con 24 jugadores de Iberoamérica.

Hubo conferencias sobre computación y ajedrez, educación en el juego ciencia, temas diversos; una exposición donde se mostró al Turco de Kempelen, un robot que simulaba jugar al ajedrez; partidas simultáneas; presencia de Anatoly Karpov y Garry Kasparov, dos leyendas vivientes del ajedrez.

En fin, hubo de todo y para todos.

En el torneo abierto se coronó el GM paraguayo Zenón Franco.

En el cuadrangular venció Judit Polgar, derrotando a Ivanchuk (exsubcampeón mundial) y en la final ganando al mismísmo excampeón del mundo Vesselín Topalov.

El Iberoamericano fue para el GM brasileño Gilberto Milos.

Las conferencias de educación estuvieron dictadas por jugadores y especialistas en el tema, como el GM argentino Oscar Panno, el GM brasileño Jaime Sunye Nieto y el profesor venezolano Uvencio Blanco, entre otros.

Karpov y Kasparov dieron sendas conferencias magistrales. Y en ambas ocasiones hubo lleno en la sala Nezahualcóyotl.

El teatro Ruiz de Alarcón, donde se jugaba el cuadrangular, se llenó siempre también. Incluso hubo gente que se quedó fuera. Los asistentes siempre se mostraron interesados y el hecho de que todo se halla desarrollado en el Centro Cultural Universitario hizo que la gente pudiese ir y venir de una actividad a otra.

Gracias a la iniciativa del rector José Narro, con la capacidad organizativa de la UNAM y del artífice de todo el evento, Hiquíngari Carranza, se pudo tener una extraordinaria semana ajedrecística, que si lo pensamos mejor, fue una especie de termómetro para medir qué tan importante es el ajedrez en México, asunto normalmente minimizado por la gigantesca promoción que se le hace, por ejemplo, al futbol.

Quizás de esta experiencia algunos medios podrán darse cuenta que el ajedrez tiene un público enorme, al cual simplemente ignoran y por ello, el estado actual de las cosas.

Narro Robles se comprometió públicamente a un segundo festival. Esta experiencia dejó un gran sabor de boca. Incluso el rector estuvo presente en muchísimas actividades y convivió con los grandes jugadores convocados. Fue una gran fiesta que mostró el lema de la Federación Internacional del Ajedrez (FIDE), Gens una sumus, “Somos una familia”.

Por mi parte, me congratulo por este maravilloso evento, pero más por haber sido organizado por la UNAM. Entrar y ver la sala Nezahualcóyotl  abarrotada, de personas interesadas en el juego ciencia, no me da más que orgullo por ser parte de esta institución. Enhorabuena y felicidades a la Universidad Nacional, porque no es un mero slogan eso de ser la máxima casa de estudios de nuestro país.

Comentarios