Avanza en el Senado Ley Antiobesidad

miércoles, 3 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 3 de noviembre (apro).- El Senado aprobó hoy en lo general un paquete de reformas para combatir el sobrepeso y la obesidad en escuelas de educación básica, así como para prohibir la venta y comercialización de alimentos y bebidas de bajo contenido nutricional.
    Sin embargo, dos artículos, el 301 y 307 de la Ley General de Salud, “atoraron” la aprobación del dictamen en lo particular, por lo que fue regresado a comisiones, donde corre el riesgo de que queden congelados.
    En estos artículos se prohibía la venta y publicidad de los productos “chatarra” no sólo en escuelas públicas, sino en centros deportivos de todo el país.
    De acuerdo con cifras oficiales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), basado en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil: uno de cada cuatro niños de cinco a 11 años, es decir, cuatro millones y medio, aproximadamente, padecen sobrepeso u obesidad.
    La fracción parlamentaria del PRI, a través del senador por Guanajuato, Francisco Arroyo Vieyra, propuso endurecer los términos del dictamen, ya que la redacción original establecía que las secretarías de Salud y Educación, sólo podían limitar la comercialización de productos de bajo contenido nutricional y alto contenido calórico. Los priistas plantearon sustituir dicha palabra por la de “prohibir”.
El dictamen, aprobado con 89 votos, prohíbe la venta de laxantes a menores de edad, para evitar trastornos alimentarios como la bulimia y la anorexia.
    La senadora por Querétaro, Socorro García, señalada de estar implicada en un conflicto de interés por sus presuntas relaciones con empresas refresqueras de su estado, afirmó que su partido está en contra de limitar la venta de alimentos "chatarra", pues es una medida discrecional y que por ello proponen mejor prohibir dicha comercialización.
La reforma aprobada autoriza la creación del Observatorio Nacional de Alimentación y Nutrición, órgano dependiente de la Secretaría de Salud, que estará facultado para evaluar y monitorear la alimentación y nutrición de la población.
Las secretarías de Salud, de Educación Pública (SEP) y los gobiernos estatales formularán y desarrollarán programas para limitar el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido calórico y bajo contendido nutrimental que impulsen la actividad física, se señala en el dictamen.
Asimismo, La SS, en coordinación con la SEP, hará el seguimiento de talla, peso y masa corporal de la población escolar en educación básica, para la prevención, detección y tratamiento de la obesidad y de males relacionados con la misma, como la diabetes.
    La  discusión continuará este jueves.

Comentarios