Eligen a dos mujeres como jefas de comisarías en Juárez

lunes, 8 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 8 de noviembre (apro).- La narcoviolencia que azota al estado de Chihuahua ha modificado radicalmente ciertos patrones de conducta y roto algunos moldes sociales entre los juarenses.
Uno de los que hasta ahora ha llamado más la atención es el encumbramiento de las mujeres en cargos antes reservados para los hombres, como la seguridad pública.
Hace unos días, Marisol Valles García, de apenas 20 años, tomó posesión de la Secretaría de Seguridad Pública en el municipio de Praxedis G. Guerrero.
Ahora, dos amas de casa siguieron su ejemplo y se convirtieron en comisarias ejidales de El Vergel y Villa de Luz  de Ciudad Juárez. Sus nombres: Verónica Ríos Ontiveros y Olga Herrera Castillo.
Ante la negativa de los varones de ocupar dichas responsabilidades, ambas mujeres decidieron encargarse de las labores de seguridad en zonas conflictivas.
En octubre pasado, al tomar posesión del cargo en Praxedis, Valles García prometió “cambiar el miedo por seguridad”.
La joven de 20 años, estudiante de criminología, aseguró que su tarea será preventiva, no sin antes recordar que por ley la policía municipal no persigue delitos relacionados con el crimen organizado.
Las dos nuevas “jefas” mujeres, Olga Herrera Castillo, del comisariado Villa Luz, y Verónica Ríos Ontiveros, de El Vergel, resultaron electas dentro de la planilla que ganó la presidencia seccional en Samalayuca, poblado ubicado al sur de Ciudad Juárez.
En la elección ciudadana fue designada la fórmula integrada por Javier Meléndez, presidente seccional, así como los regidores Zaida Herrera Porras y Juan López Rodríguez.
En los comisarios de Policía en los ejidos de El Vergel fue elegida Verónica Ríos Ontiveros, en tanto que en Villa Luz fue designada Olga Herrera Castillo, y en el Ojo de la Casa, Samuel Meléndez Tapia.
En total, en los cuatro ejidos del poblado, incluido Samalayuca, habitan dos mil 500 habitantes.
Sobre su decisión de contender por el cargo, Herrera Castillo expuso que lo hizo así para trabajar por su familia y el ejido, y su trabajo, añadió, consistirá en levantar actas en caso de que se cometan robos en el lugar.
Agregó que el puesto ya había sido ocupado anteriormente por otra mujer, y debido a que tradicionalmente es un trabajo que ocupan los hombres, "de repente me da miedo, pero me animan y se me quita".
En contraste, en el Valle de Juárez, las elecciones para elegir a comisarios de Policía en cinco poblados se declararon desiertas, pues nadie se animó a registrarse.
En San Agustín, el Sauzal, San Isidro, Ejido Zaragoza y Venustiano Carranza ningún habitante se inscribió como candidato.