Decapitan y cercenan la lengua a dos policías de Acapulco

martes, 9 de noviembre de 2010

CHILPANCINGO, Gro., 9 de noviembre (apro).- Dos policías municipales de Acapulco fueron encontrados decapitados, la lengua cercenada y con narcomensajes que los involucran en los crimenes contra agentes de tránsito, indica un reporte de autoridades locales.
 
El doble crimen se lo adjudicó el grupo armado denominado Contras Independientes de Acapulco (CIDA), una facción escindida del grupo de Edgar Valdez Villarreal La Barbie, que ahora mantiene una confrontación con sicarios al servicio de Carlos Monte Mayor, identificado como el suegro de La Barbie y quien habría quedado al mando de la estructura del capo detenido el 30 de agosto en el Estado de México. 
 
Cerca de las 20:00 horas se emitió una alerta entre miembros de la corporación porque los agentes no se habían reportado con sus superiores, posteriormente fue localizada la patrulla  041, en la que viajaban los policías, abandondonada en las inmediaciones de un corralón de autos en el poblado de La Venta, zona conurbada de este destino de playa. 
 
Aproximadamente, a la 00:00 horas, una llamada anónima reportó el hallazgo de dos policías decapitados sobre el Bulevar Lázaro Cárdenas, a la altura de la colonia El Cayaco. Las víctimas estaban tirados boca bajo, atados de las manos y sobre la espalda les dejaron las cabezas cercenadas, refiere el parte oficial.
 
En el lugar, también fueron dejados los siguientes narcomensajes: "ESTO NOS PASO POR ESTAR MATANDO A TRÁNSITOS INOCENTES POR ORDENES DE CARLOS MONTE MAYOR, TILDE, TORIBIO, EL ERIZO Y TODA ESA BOLA DE PUTOS" ATTE. EL CIDA" y "ASÍ VAN A QUEDAR LOS PREVENTIVOS QUE APOYAN A CARLOS MONTE MAYOR, EL ERIZO Y A LOS CALENTANOS ATTE. EL CIDA".
 
Los dos policías municipales fueron identificados como  Francisco Garibaldi Valverde y Rodolfo Meza Figueroa, quienes fueron despojados de sus armas de cargo, dos fusiles tipo Galil con cartúchos útiles.
 
La semana pasada, un comandó ejecutó en dos acciones distintas a cuatro Policías Viales, sobre el Bulevar Vicente Guerrero. Al siguiente día medio centenar de agentes de tránsito se manifestaron frente a la sede del ayuntamiento porteño en demanda de medidas de seguridad. La protesta generó un caos en la ciudad debido a que los uniformados abandonaron por varias horas su trabajo, situación que obligó a las autoridades municiaples solicitar apoyo al gobierno estatal, enseguida. Actualmente se mantienen 80 policías estatales desempeñando funciones viales en la franja turística, principalmente.
 

Comentarios